100 días en Educación, al compás de la inclusión

La educación está nuevamente en el centro de la agenda del desarrollo. Al igual que en el siglo pasado, la crisis del orden oligárquico ensambló el problema del indio con el del analfabetismo, hoy el planteamiento de crecimiento con inclusión social va de la mano con la búsqueda de la equidad educativa: sin inclusión no hay calidad, escuelas dignas para todos.

| 14 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.4k Lecturas
1462

En el siglo pasado se derrumbó un régimen excluyente sustentado en el oprobio y discriminación de la población campesina. En el presente siglo, asistimos a la crisis del reino absoluto del mercado, que limitó al ¨chorreo¨ la atención a la pobreza vía compensación de desigualdades extremas. En ambos la crisis lleva consigo la oportunidad de construir un orden social y económico más justo. En contraste, durante la década que terminó, el crecimiento económico coexistió con la exclusión social, mientras que la educación fue arrinconada lejos de las prioridades, convirtiéndose en un mecanismo más de segregación social.

Actualmente el objetivo de inclusión social involucra un cambio de rumbo en la ruta del desarrollo y la educación es parte de ello. Educación es derecho que no se cumple a plenitud; condición de la democracia (formación ciudadana) y cimiento de innovación y desarrollo (capacidades). Ello es consistente con medidas como la priorización de la educación de la niñez rural y de la educación bilingüe con la consiguiente asignación presupuestal para ello (asignación de 1,300 millones de soles para poblaciones excluidas).

La inclusión social tiene varios puntos suspensivos. 1.La continuidad macroeconómica convive con medidas como el incremento del salario básico, el impuesto a las sobreganancias mineras y la ley de consulta previa.2.El tema socioambiental emerge con rostro de conflictividad social, plantea la inclusión plena de poblaciones largamente postergadas, reta la propuesta macroeconómica y tocará el sentido y alcance de la transformación educativa.3.El problema de la corrupción socaba los esfuerzos de cambio y no es ajeno al sistema educativo.

La inclusión educativa enfrenta varios retos. 1.La formación moral y ciudadana debe asumirse desde una estrategia intercultural y como eje articulador de los aprendizajes, para que los egresados sean capaces de usar sus capacidades en la construcción de un mundo más justo. 2.La gestión educativa se ha iniciado con una impronta de apertura hacia la sociedad civil, pero se echa de menos un posicionamiento público, social y político de la nueva ruta educativa. 3.La concertación requiere mayores espacios. Es necesario asumir la transformación educativa no sólo como decisión técnica sino como movimiento social sustentado en un sistema amplio de participación. 4.Se torna urgente el enfoque intersectorial que trace vínculos entre educación e inclusión económico-social.5.El magisterio no sólo debe ser profesionalizado sino involucrado en la transformación educativa. 6.La moralización del sector es un reto de envergadura que enfrenta una inercia histórica de larga data.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Teresa Tovar Samanez

A ojo de buen cubero

Deje un comentario