Washington contra el mundo

Ayer, 188 naciones acordaron instar a los Estados Unidos para que ponga fin al bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba. Solo tres países votaron contra la resolución: Estados Unidos, Israel y Palau, un microestado que hay que buscar con lupa en el mapamundi. Se abstuvieron las Islas Marshall y Micronesia.

| 14 noviembre 2012 12:11 AM | Columna del Director | 906 Lecturas
906

El voto de 188 países (de los 193 que componen las Naciones Unidas) es abrumador. Sin embargo, no tiene carácter vinculante. Es decir, no es de obligatorio cumplimiento. Notable es que hasta los aliados más cercanos de Washington y todos los países latinoamericanos votaran por la propuesta. Hay en eso un peso de opinión mundial que debiera llevar a la Casa Blanca a meditar en el tamaño de su derrota.

Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, pronunció un discurso electrizante, una verdadera acta de acusación contra lo que el bloqueo significa no únicamente para Cuba, con sus fines y acciones que, con el afán de derrocar al régimen cubano, barre con los principios de no intervención, de libertad de comercio, de navegación, de respeto por los derechos humanos.

Washington no solo prohíbe el comercio de empresas de Estados Unidos con Cuba. Castiga a bancos, industrias, hoteles y agencias de turismo no estadounidenses.

El canciller cubano precisó que en julio de 2012, el Departamento de Justicia impuso una multa de 618 millones de dólares al banco holandés ING por supuestas violaciones al régimen de sanciones contra Cuba y otros países.

Fue una larga enumeración de atropellos que parecen dictados no por el odio, sino por la demencia.

Esa crueldad impide la venta a Cuba de productos farmacéuticos de alta especialidad. Explicó Bruno Rodríguez: “En la noche del 6 de noviembre, el presidente Obama contó la curación de la niña Catherine Potter, de ocho años, enferma de leucemia, que vive en Mentor, Ohio”.

“El 28 de octubre de 2009, explicamos en esta sala que los niños cubanos que padecen igualmente leucemia linfoblástica y rechazan los medicamentos habituales, no pueden ser tratados con el fármaco “Elspar”, creado para casos con intolerancia, cuya venta a Cuba se prohíbe a la compañía Merck and Co.”

Contó luego que en octubre de 2011, en la ONU, denunció que los servicios oftalmológicos de Cuba no pueden usar la Terapia Térmica Transpupilar para curar el cáncer de retina. Desde entonces, 15 niños han perdido el ojo afectado, porque el gobierno de los Estados Unidos impide que los equipos médicos necesarios sean comprados a la compañía norteamericana Iris Medical Instruments.

Una reflexión. Estas prohibiciones chocan contra todo sentido político y religioso. El gobierno de Estados Unidos debiera suprimir, por razones mínimamente humanitarias, el embargo de equipo médico.

Hay en la propuesta cubana otros planteos y demandas transcendentes. Pero el espacio nos ha vencido.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com