Violencias contra la mujer

Hoy es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. La fecha celebra la memoria de las hermanas Patria, María Teresa y Minerva Mirabal, quienes fueron asesinadas a golpes por agentes del dictador Rafael Leónidas Trujillo. La fecha del sacrificio de estas heroínas dominicanas de la democracia –el 25 de noviembre de 1960– es ahora un hito en la lucha por la no violencia contra la mujer.

| 25 noviembre 2011 12:11 AM | Columna del Director | 2.5k Lecturas
2549

Hace 12 años, las Naciones Unidas decidieron consagrar ese día para la lucha contra todas las formas de violencia que se ejercen contra las mujeres.

Las organizaciones feministas habían enarbolado el recuerdo de las hermanas Mirabal como símbolo del combate por los derechos de la mujer, como factor de la lucha por los derechos humanos. Las Mirabal formaban parte de una organización clandestina que se oponía al sanguinario Trujillo.

El 9 de junio de 1994, plenipotenciarios de América reunidos en Belem do Pará, Brasil, suscribieron, por inspiración y acción de las feministas del continente, la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer.

El acuerdo interamericano tiene un hondo sentido doctrinal. Expresa el texto:

“Artículo 1
“Para los efectos de esta Convención debe entenderse por violencia contra la mujer cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado.

“Artículo 2
“Se entenderá que violencia contra la mujer incluye la violencia física, sexual y psicológica:

“a. que tenga lugar dentro de la familia o unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal, ya sea que el agresor comparta o haya compartido el mismo domicilio que la mujer, y que comprende, entre otros, violación, maltrato y abuso sexual;

“b. que tenga lugar en la comunidad y sea perpetrada por cualquier persona y que comprende, entre otros, violación, abuso sexual, tortura, trata de personas, prostitución forzada, secuestro y acoso sexual en el lugar de trabajo, así como en instituciones educativas, establecimientos de salud o cualquier otro lugar, y

“c. que sea perpetrada o tolerada por el Estado o sus agentes, donde quiera que ocurra”.

La Convención es comprehensiva, abarcadora, puesto que señala que la violencia contra la mujer puede no ser sólo física.

El documento, que gloso parcialmente, debiera ser reproducido, junto con el acuerdo de la ONU, por el Ministerio de la Mujer, y difundido en los órganos específicos, así como en los aparatos de la Educación, la Justicia y la Policía.

Somos un país en que la violencia contra la mujer, sobre todo en su forma de golpiza o de abandono, exige que se cumpla el deber de prevención y sanción, camino a la erradicación.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com