Valdés no tiene quien lo frene

Óscar Valdés, presidente del Consejo de Ministros, cree que el Perú es un cuartel, donde las órdenes –es decir, el orden– se acatan sin dudas ni murmuraciones. Ayer sostuvo que el gobierno no puede seguir enfrentando las protestas con “mano blanda”. Como quien dice: las balas y los muertos son poca cosa; se necesita más.

| 13 julio 2012 12:07 AM | Columna del Director | 2.3k Lecturas
2367

¿Sugiere Valdés más balas y más muertos?

Esa inflexión represiva no sorprende en el responsable político de las matanzas en Cajamarca. Debe preocupar, sin embargo, que se exprese en momentos en que, por iniciativa del Presidente Ollanta Humala, se ha iniciado un preludio de diálogo.

Acertó el sacerdote Gastón Garatea, uno de los dos facilitadores del diálogo, cuando pidió al premier que no sabotee la gestión conciliadora.

La actitud de Valdés confirma su excesiva, ciega, parcialización respecto a las grandes mineras, y en particular a favor del proyecto Conga.

Probable es que en esta ocasión, con su reiterada liviandad mental, se haya inspirado en la encuesta de Datum publicada ayer, según la cual el 24 por ciento de los consultados opina que al gobierno le falta carácter, autoridad para enfrentar los problemas. Pero el jefe del gabinete ministerial debería tomar en cuenta que ese porcentaje significa solo una cuarta parte de los encuestados.

La pregunta pertinente de Datum era, por otra parte, sesgada: “¿Cuál es la principal razón por la que cree que el gobierno no actúa con mano dura?”. La interrogación cargaba como premisa implícita la necesidad de dureza. Por otra parte, no inquiría sobre si había que aplicar mano dura, sino opinar por qué esta no se aplicaba.

En esa misma encuesta y respecto a la misma pregunta un 17 por ciento respondió que el gobierno no sabe afrontar los problemas, y un 10 por ciento adicional consideró que “no están capacitados, preparados”. Estos dos segmentos suman 27 por ciento, un 27 por ciento que atribuye culpa al régimen y, por cierto, a Valdés.

Añádase que un 48 por ciento consideró que “Conga va, con modificaciones”. Y un contundente 30 por ciento expresa: “Conga no va”. Apenas 10 por ciento dice que Conga debe ir como está.

Por lo demás, ayer las calles céntricas de Lima y de otras ciudades se cubrieron de protesta masiva, enérgica, contra las medidas represivas dictadas para el pueblo de Cajamarca. En esas movilizaciones se ha exigido que se levante el estado de emergencia que pesa sobre Cajamarca y se han izado banderas de derechos humanos que enardecen a los pueblos del mundo: derecho al agua, defensa del medio ambiente, libertad, paz y justicia.



Nota bene.- Expreso mi más hondo repudio a los individuos que pintarrajearon el monumento al Libertador José de San Martín. Se diría que fue un esfuerzo estúpido por manchar la jornada obrera y popular.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario

Loading...