Usted es el culpable

El expresidente Alan García tuvo días atrás el cuajo de exigir una “renovación integral de la conducción del partido”. Esa exigencia la basaba en un supuesto repudio al empleo del poder para beneficio personal o de grupo. ¡Como si no fuera él quien ha impedido la realización de un congreso partidario que hubiera podido imponer esa renovación! ¡Como si él no fuera la pieza principal de la corrupción y el abuso del poder!

| 26 abril 2012 12:04 AM | Columna del Director | 2.5k Lecturas
2510

En una carta del 14 de abril dirigida a los apristas, García expresó: “El Perú cree que algunos usaron los cargos del gobierno para su beneficio o proyecto”.

El personaje que llegó de París con su esposa Pilar y no tenía para alojarse ni un cuarto de alquiler es ahora dueño de grandes propiedades. El Perú lo sabe. Hay quienes aseguran que la señorial residencia de Las Casuarinas que él ocupa es de su propiedad, aunque el dueño fingido sea un consorcio en el que es socio José Antonio Chang, el exministro de Educación de su gobierno.

Allí donde García habla de quienes usaron el poder para su proyecto es probable que aluda al afán de Jorge del Castillo, quien pretendía ser candidato presidencial, y apuntaba a labrarse una fortuna para financiar su campaña.

Diversos dirigentes apristas han señalado la paradoja de que García, presidente del Apra, hable ahora de renovar dirigencias, siendo así que él se opuso tenazmente a la realización de un congreso nacional partidario, que es la única instancia que puede realizar los cambios.

En la entrevista que publicamos en esta edición, Carlos Roca, miembro del Comité Ejecutivo del Apra, explica: “La opinión general (en el interior del partido, se entiende) es que quien no deseaba la realización del Congreso del Partido ‘por razones atendibles’ (así se dijo) era el presidente del Partido (Alan García)”.

Las declaraciones de Roca precisan que la Comisión Política, presidida por Javier Velásquez Quesquén, se opuso a la convocación de un plenario y acordó llevar a cabo un Congreso Nacional. Este debía realizarse en noviembre o diciembre de 2011.

Hubiera sido oportuno que García informara en su carta a los apristas por qué se opuso a la realización del Congreso.

¿Cuáles eran las ‘causas atendibles’? ¿El fracaso estruendoso en las elecciones? ¿La fama de corrupto que el régimen aprista había conquistado?

Por lo demás, dentro y fuera del Apra se espera conocer la respuesta del Ejecutivo aprista a la carta abierta que García publicó. Roca ha expuesto que el documento fue aprobado por 16 votos contra tres, pero que para difundirlo esperan que llegue a manos del expresidente.

Es de temer que esa réplica se refiera a la coyuntura, a la crónica de la vida interna de su partido, pero eluda el debate ideológico y político.

Puede también suponerse que la respuesta del Ejecutivo aprista dirá de alguna manera a García: ¡Usted es el culpable!


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com