Un caudaloso ¡No!

Lima votó ayer, con ancha mayoría, a favor de la alcaldesa Susana Villarán. La derecha extrema, instalada en el poder mediático, asevera que casi la mitad de los electores se inclinó por el Sí. Pero las encuestas en boca de urna indican que el No logró una ventaja total de ocho puntos.

| 18 marzo 2013 12:03 AM | Columna del Director | 1k Lecturas
1074

En algunos distritos la ventaja del No es abrumadora. En Ate-Vitarte, por ejemplo, el No obtiene 56 por ciento, frente a 44 por ciento del Sí. En Miraflores, la distancia es abismal: 69.8 por ciento para el No; 30.2 para el Sí. En Surquillo, la distancia es: 59 contra 40.1. En Surco, es todavía más grande, 60.3 contra 39.7. En Los Olivos, el 57.5 del No enfrenta un 42. San Isidro dio 60 por ciento al No; 39.5 al Sí. San Juan de Lurigancho es una excepción.

Los grandes perdedores son el Apra, el fujimorismo y Solidaridad Nacional. Alan García, Javier Velásquez, Mercedes Cabanillas pelearon por el Sí, pero el pueblo les dijo No. Para ellos, el voto encierra una lección amarga. Han contado con el apoyo de los grandes medios de comunicación, pero no han podido convencer a los vecinos. ¿Qué harán ahora con miras a las próximas elecciones regionales y las generales de 2016? ¿Formarán el frente único de la corrupción, las matanzas y la claudicación nacional?

Las encuestadoras son otro sector que debe extraer la moraleja de los resultados y deducir enmiendas en sus métodos. Recordemos que hace apenas una semana, el domingo 10 de marzo, casi todas las encuestadoras preveían una ventaja considerable para el Sí: 10 puntos según Apoyo; 8.6 por ciento encontraba CPI; CfK dio 9 por ciento.

Únicamente IMA se acercó a la verdad del voto. El sábado 9 de marzo, en sondeo realizado entre el martes 5 y el viernes 8 de marzo, esa empresa atribuyó el 53.6 por ciento para el No; 46.4 para el Sí. Los datos de esta consulta sobre nivel económico y social, y sobre jóvenes y mujeres, han sido también confirmados por los ciudadanos.

El lunes 11 expresamos en esta columna, bajo el título de “Encuestas en su laberinto”: “En el voto del domingo próximo habrá un candidato oculto: las encuestadoras. Las urnas dirán hasta qué punto las encuestas reflejaron la voluntad popular y midieron bien sus pulsiones”.

Lo cierto es que, una vez más, la voluntad popular refuta el poder de los medios y desmiente el pronóstico de las encuestas. El bombardeo mediático y el exhibicionismo de las encuestadoras no logran desviar a la opinión pública.

Un resultado aleccionador es que la izquierda en sus diversos matices pesó en la campaña y los resultados. Un sector de la derecha, en particular el PPC, supo comprender las características y fines de la contienda, y se sumó al fin al activismo del No.

Vientos nuevos soplan en el horizonte político. Los resultados de Lima merecen reflexión, con el objeto de renovar la política.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario

Espere...