Ultraderecha en pleno trabajo

La renuncia del ministro de Trabajo, Mario Pasco, es una victoria de Rafael Rey; es decir de la ultraderecha que marca el rumbo del régimen.

Por Diario La Primera | 05 oct 2008 |    

El presidente Alan García comparte, por supuesto, la posición de Rey, ministro de la Producción y personero del Opus Dei en el gobierno. En suma, García y Rey son el dúo dinámico que ha elegido defender a la gran empresa en todos los sectores. Ese es, en el fondo, el propósito de la reciente decisión del Congreso de ubicar las funciones de la Ley de las micro y pequeñas empresas (Pymes) en el marco del Ministro de la Producción.

Rey busca “flexibilizar” el campo de la ley que favorece a los empresarios de las micro y pequeñas empresas (Pymes).

Sabido es que eso persiguen los sectores extremistas del neoliberalismo peruano. Jaime de Althaus, por ejemplo, ha predicado durante años esa idea, que permitiría que empresas medianas o aun grandes se acojan a las prerrogativas de las Mypes.

El objetivo es arrebatar o terminar de liquidar derechos como la jornada de las ocho horas, seguridad social, libertad sindical, estabilidad mínima en el empleo, tiempo de servicios. Una forma de igualar hacia abajo perjudicando a los ‘oligarcas’ del sector formal.

La postura de García y Rey busca ampliar el empleo precario. Pasco, que no es un defensor de los trabajadores no era contrario a esos propósitos, pero juzgó que la intención era excesiva y provocadora.

Hay que recordar que, desde los días en que proporcionó ministros al dictador fascista Francisco Franco, el Opus Dei se ha distinguido por su política favorable a la gran empresa nacional y transnacional, y contraria a los sindicatos y los derechos laborales.

La política social de García y Rey es la del Opus Dei, vale decir, la del fascismo.

Alan García y Jorge del Castillo, presidente del Consejo de Ministros, han intentado presentar la Ley Mypes como expresión de la justicia social. Ahora se puede ver, descarnadamente, que obedece a una directriz del Opus Dei.

Las autoridades del gobierno prometieron, demagógicamente, que la Ley Mypes permitirá que cuatro millones de trabajadores accedan progresivamente a los derechos laborales, por ejemplo a la seguridad social.

Esto me hace pensar en las condiciones en que trabajan, tras once años de estudio, los médicos de la seguridad social y los del sector a cargo del Ministerio de Salud. En el hospital Almenara, del Seguro, las camas son las que se instalaron allí hace 70 años, las sábanas debieron acogerse hace tiempo a la jubilación, las esponjas para limpiar enfermos sirven a todos, recorriendo la geografía del cuerpo humano, en una suerte de colectivización de la (falta de) higiene.

Los asegurados conocemos eso.

¿Lo conocen el presidente García y el ministro de Salud, Hernán Garrido Lecca?


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com