Turbulencias en América

Algo se mueve en Nuestra América. En México, resultados preliminares dan por triunfador a Enrique Peña, quien de inmediato se ha proclamado presidente electo, con mensaje y todo. Manuel López Obrador ha recordado, entretanto, que todavía no hay resultados finales y ha denunciado irregularidades en el acto electoral, incluida la compra masiva de votos.

| 03 julio 2012 12:07 AM | Columna del Director | 2.6k Lecturas
2697

“Tenemos pruebas de que en el estado de México, los candidatos del PRI gastaron 1.800 millones de pesos (107 millones de euros) en despensas (paquetes alimentarios)”, ha declarado López Obrador. “Podemos decir que al menos compraron un millón de votos. Y esto se dio también en otros estados”. “El PRI usó dinero a raudales, miles de millones de pesos, de procedencia ilícita, rebasando con mucho lo permitido por la ley”.

Ha anunciado el candidato progresista que van a esperar el cómputo final, pero que van a impugnar los resultados. “Estamos recabando actas electorales y testimonios de irregularidades”, ha precisado.

En todo caso, el Instituto Federal Electoral mexicano ha explicado que los resultados finales solo se conocerán mañana miércoles.

Un hecho curioso es que la extrema derecha ha ganado con 80 por ciento de los votos la gobernación de Chiapas, el estado más pobre de México y cuna de la rebelión zapatista, que conmovió el mundo. Se produjo en ese territorio una gran movilización indígena, que dirigía el subcomandante Marco. Esa acción ganó amplias simpatías populares y sus militantes recorrieron, en olor de multitud y alegría, buena parte del país.

¿Qué ha pasado ahí? El zapatismo cometió el error –o la traición– de oponerse en anteriores elecciones al candidato de la izquierda, López Obrador. Esto le hizo el juego a la derecha. Puede ser que el alud derechista de ahora sea secuela de esa felonía.

Chiapas demuestra que un movimiento social justo y combativo puede ser desviado por las fuerzas reaccionarias, allí donde faltan la conciencia política y el acierto táctico.

Importante es que, aun en el caso de que Peña Nieto logre la presidencia, no va a tener mayoría en Diputados: lograría a lo más 232 diputados federales (la mayoría absoluta es 251). Tampoco en el Senado tendría mayoría absoluta.

Evo Morales, el presidente de Bolivia, ha denunciado que ha frustrado tres intentonas golpistas. Uno en 2008, cuando se le quiso revocar. En agosto de 2011, con una marcha de indígenas cuyos dirigentes, cuando se acercaba a La Paz, declararon que el objetivo era “tumbar a Evo”.

En estos días, una masiva huelga policial formó parte, según Morales, de otro intento golpista, conectado con grupos de derecha y también con un movimiento indigenista.

No debe sorprendernos. En Washington están desesperados por traerse abajo regímenes que no se ponen de rodillas ante su poder.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario

Loading...