Todos son halcones

Los cambios introducidos por Michelle Bachelet, presidenta de Chile, en su gabinete ministerial han suscitado ilusiones en algunos políticos y periodistas del Perú.

| 14 marzo 2009 12:03 AM | Columna del Director |  439 
439  

No hay razón alguna para tales ensueños.

Dos son los cambios llamativos en el Consejo de Ministros del Mapocho: el de Alejandro Foxley, ministro de Relaciones Exteriores, y el de José Goñi, de Defensa.

Foxley ha disipado dudas. En el discurso de despedida del cargo ministerial recordó que la política internacional de Chile no ha cambiado desde el siglo XIX, y no va a cambiar.

Este es el mismo personaje que hace apenas una semana se inmiscuyó en nuestros asuntos internos: “Hay políticos en Perú que no logran desprenderse de una mirada volcada en el pasado, ni siquiera en el siglo pasado, sino en el antepasado”.

Foxley continúa la línea hegemonista de Chile en América del Sur, trazada en el siglo antepasado por Diego Portales, y que tuvo dos expresiones dramáticas: la destrucción de la Confederación Perú-Boliviana y la guerra del Pacífico, que anexó territorios y recursos naturales arrebatados al Perú y Bolivia.

Foxley es dirigente del Partido Demócrata Cristiano, es decir, de la misma entidad política que conspiró en 1973 contra el gobierno democrático de Salvador Allende y que hace poco aprobó en el Congreso de su país un proyecto de ley que, so pretexto de demarcación territorial interna, se anexaba suelo de Tacna. El entonces embajador del Perú en Chile, Hugo Otero, ni se había enterado.

Se retira Foxley para reintegrarse a Cieplan, Corporación de Estudios para América Latina, que él y otros políticos chilenos crearon en 1976, bajo el régimen pinochetista.

En su declaración de adiós al ministerio, el ex canciller trazó un balance de su gestión, en el que se refirió al litigio fronterizo marítimo con el Perú. Tras felicitarse por el trabajo de su equipo dedicado al caso, llamó a los chilenos a tener confianza porque, según él, el fallo de la Corte de La Haya va a ser “a favor de Chile”.

Mariano Fernández, quien reemplaza a Foxley, también es democristiano de derecha.

Poco auspicioso es, además, el nombramiento de Francisco Vidal como ministro de Defensa, en reemplazo de José Goñi. No era éste una paloma. Era un halcón notorio. Pero Vidal es peor. Antes de convertirse en ministro era vocero de la presidencia, y desde allí fue el altavoz del antiperuanismo de Bachelet y Foxley.

Como será la cosa, que hasta la ultraderecha chilena teme los exabruptos del ministro. Sebastián Piñera ha llegado a decir: “Vidal, que fue tan descalificador, es un peligro en el ministerio de Defensa, porque hay que entender que en la vida hay que tener mucha firmeza, pero también criterio y prudencia”.

Hacerse ilusiones sobre los nuevos ministros chilenos resulta una imprudencia.

Loading...



...
César Lévano

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com