Tobogán del poder

El presidente Ollanta Humala y sus colaboradores más cercanos, en particular Óscar Valdés, siguen deslizándose por el tobogán de la desaprobación. Así lo revela una encuesta nacional urbana realizada por GFK para La República. El sondeo revela que la aprobación a Humala bajó ocho puntos en un mes, de 49 a 41 por ciento.

| 25 junio 2012 12:06 AM | Columna del Director | 3.1k Lecturas
3109

No es mejor la suerte del ya alicaído Valdés, cuya aprobación desciende de 19 por ciento en mayo a 17 por ciento en junio.

Hasta la Primera Dama pierde aprobación: de 61 a 57 por ciento.

Un 71 por ciento de los que desaprueban a Humala lo hacen porque no cumple sus promesas; 46 por ciento, porque hay corrupción en su gobierno; 45 por ciento, porque no combate la inseguridad; 44 por ciento, porque nombra gente inadecuada para cargos públicos y 37 por ciento, porque los precios están subiendo.

Llama la atención, una vez más, que la aprobación sea mucho menor entre las mujeres que entre los varones: 37 frente a 44 por ciento.

Esto puede deberse a que las damas sufren en vivo y en directo el aumento de precios que les impide llenar la canasta familiar.

Preocupará al Presidente sin duda que el 60 por ciento considere que bajo su gobierno el Perú sigue igual, que solo 23 por ciento opine que ha mejorado y 16 por ciento crea que ha empeorado. Entre el 60 por ciento que considera que sigue igual y el 16 por ciento que piensa que ha empeorado suman 76 por ciento. Humala fue el candidato del cambio; pero la mayoría considera que el país no ha cambiado.

Al consultar sobre el caso Conga, las respuestas se alinean así: Conga va: 49 por ciento (esta aprobación baja cinco puntos desde abril); Conga no va: 37 por ciento (la desaprobación sube apenas un punto).

Téngase presente que la encuesta se realizó en Lima y otras 26 ciudades. Hubiera sido bueno que se dieran a conocer los resultados de las ciudades de Cajamarca vinculadas con el proyecto Conga.

El dato cuya ausencia lamentamos puede cobrar dramática importancia a la luz del discurso que el primer mandatario pronunció el viernes 22. El fondo de ese mensaje es: “Conga va”. Con eso, el diálogo parece cerrado.

La novedad es que se privilegiará el abastecimiento de agua y que se buscará salvar las lagunas condenadas en el proyecto a ser depósitos de desechos.

Sin embargo, La República publicó ayer una entrevista a Roque Benavides, dueño del 43 por ciento de las acciones de Conga, en la que éste dice: “Acá no hay nada que negociar; acá lo que hay es un Estudio de Impacto Ambiental aprobado por ley. ¡Aprobado!”

Faltó precisar: aprobado por ley de su amigo y compañero Alan García.

Hay una amenaza implícita en la entrevista: si el Estado dice que Conga no puede seguir por la perturbación social, los accionistas extranjeros de Newmont pueden tomar “medidas legales”.

Loading...



...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com