Tiburones de la pesca

La Sociedad Nacional de Pesquería (SNP) afirmó ayer que la anchoveta no es una especie en extinción. Desmentía así una declaración del Presidente Ollanta Humala formulada anteayer en Moquegua.

| 13 marzo 2013 12:03 AM | Columna del Director | 1.1k Lecturas
1153

Lo cierto es que la especie sí está amenazada debido a un hecho que los grandes pesqueros de la SNP reconocen: la captura de anchoveta joven en cantidades abusivas. Dice la entidad que la pesca de anchoveta juvenil es accidental e involuntaria.

Dos datos la desmienten:

1. El enorme, desproporcionado volumen capturado de esos peces tempranos, como se ve en las toneladas decomisadas. A ocho embarcaciones de la sola empresa Tasa le decomisaron 600 toneladas, a Copeinca 448 toneladas, a Hayduk 233 toneladas. 2. Como lo admite la Sociedad, se sabe en qué zona del mar se concentra la anchoveta juvenil. Incursionar allí no es accidental.

De acuerdo a la Ley General de Pesca, los tiburones deberán pagar 800 mil soles de multa. Ojalá. El 8 de mayo de 2012 cité esta frase de Patricia Majluf, la bióloga que había renunciado al cargo de viceministra de Pesquería: “De todas las infracciones que se cometen en el mar peruano, menos de diez por ciento llega a sancionarse, y de ese diez por ciento ninguna paga”.

En esa ocasión, Majluf precisó que el sector pesquería se había caracterizado por años “por el desorden, la corrupción y la alta influencia de intereses particulares”.

Para los tiburones del mar, lo importante es pescar anchoveta, juvenil o madura, para exportarla convertida en harina de pescado, sobre todo ahora que los precios de ésta están en alza, dada la crisis en la producción de harina de soja. El Ministerio de la Producción informa que los precios internacionales de la harina de pescado se elevaron en 60 por ciento entre diciembre de 2011 y diciembre de 2012.

El peligro de extinción no es nuevo. En los años 70 del siglo pasado, debido a una pesca desenfrenada de anchoveta, la especie desapareció. Tanto es así que muchos pesqueros se retiraron del negocio y vendieron sus embarcaciones a Chile. Entonces surgió la gran pesquería chilena.

Recuerdo que cuando Mario Vargas Llosa inició su campaña presidencial de 1990, en un acto en que él me invitó como panelista, refuté su afirmación de que la reunión de la pesca había sido causada por el régimen del general Juan Velasco. Presenté informes y cifras irrefutables sobre la culpa de la gran pesquería.

La historia puede repetirse. Y el Estado tiene el deber de controlar, defender y preservar un recurso que es decisivo no solo para elaborar harina de pescado. Hace siete u ocho años, la ONU publicó un estudio científico en el que se mostraba la paradoja de que en un país con millones de niños desnutridos se empleara la anchoveta para hacerla harina que alimenta cerdos de China o Alemania. ◘

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com