Sobre la guerra impopular

Se presenta hoy en la Sala Raúl Porras Barrenechea del Congreso el libro Construcción y destrucción de un sueño de Jaime Prada, economista y estudioso de la realidad peruana, en particular del agro andino. Se trata de una obra en que se funden la crónica y la novela, con el vigor de quien conoce a fondo la cultura quechua y ha examinado los embates irracionales del violentismo de Sendero Luminoso.

| 11 julio 2012 12:07 AM | Columna del Director | 2k Lecturas
2008

El libro relata una historia real: la de una comunidad campesina que lucha durante años por instalar una planta hidroeléctrica, y, cuando lo logra, llegan estudiantes senderistas y la destruyen.

El siguiente es el breve epílogo que escribí para este libro notable y útil en la coyuntura política y social de hoy:

“He aquí una novela en que la ficción se anuda con la historia; mejor dicho, es historia. Jaime Prada, nacido en Aymaraes, Apurímac, conocedor de la vida, la lengua y las tradiciones de su tierra, nos brinda aquí un panorama amplio y hondo de un pueblo andino que atraviesa de lo arcaico a lo actual, de la lentitud a la prisa, de la paz a la violencia.

“La violencia es, por supuesto, la desatada por Sendero Luminoso. Con base a hechos vistos y probados, el autor nos muestra el carácter irracional de un movimiento que consideraba que para construir hay que destruir, y destruía todo: vaquillonas suizas, cooperativas agrarias, vidas. La CIA, la agencia estadounidense, no hubiera podido asesinar tantos dirigentes de izquierda como los que eliminó el senderismo, so pretexto de que eran revisionistas.

“En el hermoso relato de Prada se pintan, con mano de artista, el mundo y los sentimientos del campesinado, y su lucha colectiva, comunal, por el progreso, así como la intromisión de los estudiantes senderistas que dinamitan una planta eléctrica que los campesinos habían logrado instalar tras un esfuerzo de 23 años. ‘Destruir es crear’, fue lema del anarquista ruso Mijaíl Bakunin. Los senderistas, que tanto plagiaron a Mao (el ‘pensamiento Gonzalo’ es copia fiel del original), ignoraban esa fuente de su violentismo. Al final, fue la resistencia de los campesinos, no la guerra sucia de las fuerzas del orden, lo que los derrotó.

“Testimonio, poema, tragedia, arraigo en la tradición arguediana: todo eso es la novela de Jaime Prada. Pero es también una advertencia respecto a los afanes de Sendero de volver a las andadas, en su sueño imposible de instaurar en el Perú un polpotiano régimen de asesinos, encabezado por un ególatra que no conoce la autocrítica y rehúye el arrepentimiento”.

La novela de Prada se coloca en la tradición de la crónica ficción, que en nuestro país inauguró Ernesto Reyna, el autor de El Amauta Atusparia, texto así bautizado por José María Eguren y celebrado por José Carlos Mariátegui.

Loading...



...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com