Sobre la docta ignorancia

La historia social del Perú está de moda entre quienes la ignoran. El 27 de este mes, el periodista Víctor Alvarado escribe una historia de la conquista de las ocho horas basada en su imaginación, no en los hechos y los documentos.

Por Diario La Primera | 30 agosto 2012 |  1.9k 
1912  

Alvarado escribe: “Bajo el liderazgo de Víctor Raúl Haya de la Torre, Manuel C. Lévano y su hijo Delfín fueron los motores de la jornada por las 8 horas”.

No hubo tal liderazgo de Haya. El propio Haya ha precisado que su mérito en el episodio final de esa lucha consistió en propiciar la solidaridad con el paro general obrero.

En la entrevista que César Hildebrandt y yo hicimos el 3 de marzo de 1977 a Haya, entrevista grabada, publicada en Caretas y nunca desmentida, el líder aprista precisó:

“-La importancia histórica de la jornada de las ocho horas fue que por primera vez los estudiantes se incorporaron a un movimiento obrero, y se forma un frente único. Esa es la única novedad. Ese es su valor histórico. El movimiento se inicia en la fábrica ‘El Inca’. En 1913, hubo una tentativa en el Callao y casi una victoria local. La huelga por las ocho horas en 1919 paralizó en un momento la vida del país. Lima quedó sin agua, sin luz, bajo la Ley Marcial. En los momentos cruciales del movimiento, cuando había saqueos, muertos en las calles, propuse que la Federación de Estudiantes participara”.

El colega Alvarado ha oído cantar el gallo y no sabe dónde. Habla de una huelga de los jornaleros en 1904, dice, por las ocho horas. No. Esa paralización enarbolaba varios reclamos, uno de los puntos era la jornada de ocho horas, pero fue luego retirado. Antes se había producido un choque con la fuerza pública, de resultas del cual murió el portuario Florencio Aliaga.

Alvarado falsea una conmemoración de esa muerte organizada al año siguiente por Manuel C. Lévano. Dice que el acto se cumplió ante la tumba de Aliaga. Primera noticia. Se cumplió el 1 de mayo de 1905 una romería a la tumba del mártir. En la noche hubo una velada en que hablaron González Prada y mi abuelo. Ambos discursos fueron publicados, íntegramente, el 2 de mayo en el recién fundado diario La Prensa. El texto de Manuel Lévano lo he reproducido más de una vez. Figura también en el libro La utopía libertaria en el Perú, editado en 2006 por el Congreso de la República. ¿No pudo Alvarado consultar esas fuentes?

Después de años de lucha y propaganda dirigidas por los anarquistas se produjo antes en 1913 otro paro de Lima y Callao por las ocho horas, que tuvo éxito parcial. Lo había propuesto el anarquista Delfín Lévano.

Otro que debería consultar mejores fuentes es el historiador Antonio Zapata. Debería leer lo concerniente a este paro de 1913, tanto en el volumen que acabo de citar como en el libro Bautismo de fuego del proletariado peruano editado en 1969 por el extextil de Vitarte Pedro Parra.

Referencia
Propia



    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

    Loading...

    Deje un comentario