Sindicalismo y política

Mario Huamán, secretario general de la CGTP, acertó al anunciar que esa central activará la búsqueda de una representación política de los trabajadores.

| 08 mayo 2008 12:05 AM | Columna del Director | 423 Lecturas
423

Huamán puso el dedo en las llagas. Ante todo, ha convocado la furia y el desvarío de la derecha. Ésta no sabe qué decir. Una parte de ella dice que el dirigente obrero quiere transformar a la CGTP en partido (¡!). Un enemigo jurado de los trabajadores afirma que Huamán y sus muchachos quieren postularse para las elecciones del 2011.

El exceso risible lo puso, para variar, Elías Grijalva, secretario general de la Confederación de Trabajadores del Perú (CTP). Su pureza sindical no pudo soportar que Huamán, según él, “deslegitimara” al sindicalismo, al transformarlo en “trampolín político”, “para empujar sus intereses personales”. Lo dice alguien cuya central tiene indeleble sello aprista.

Eso, por un lado. Por otro, el planeamiento de Huamán refleja una realidad: el sector laboral no tiene hoy una representación política.

Hay respetables organizaciones partidarias que luchan por los intereses populares y nacionales; pero están dispersas y desconcertadas (en el doble sentido de esta palabra).

Que la CGTP proponga la ­unificación de esas y otras fuerzas es oportuno.

En todos los países el sindicalismo participa en la política y apoya a partidos y candidatos. Caso de vitrina es el de Inglaterra, donde los sindicatos hasta se afilian directamente al Partido Laborista.

Los enemigos locales del sindicalismo saben que en Estados Unidos la American Federation of Labor / Congress of Industrial Organizations, la central sindical, suele apoyar al Partido Demócrata, incluso con fondos millonarios.

Huamán ha precisado, en declaraciones a LA PRIMERA, los alcances de su discurso del Primero de Mayo. Busca “conformar una alternativa política de ancha base”, para “construir ­una propuesta económica alternativa, que respete los derechos laborales y sociales”.

Eso es lo que duele a la derecha peruana, que no necesita crear partidos. Para qué, si los compra o alquila.

El dirigente de la CGTP ha ­aclarado que la central no quiere volverse partido político (cosa que sí hicieron los sindicalistas británicos en el siglo XX). Más ­aún, ha dicho que él no aspira a ninguna curul. Su vocación, ha reiterado, es el sindicalismo.

Lo cual aplaudo y celebro. Y me trae a la memoria lo aprobado en el último Congreso de la CGT francesa: “la mejor actitud que la central busca adoptar para que verdaderas alternativas políticas estén en el corazón del debate político, es realizar su trabajo sindical, ocupando mejor aún el lugar que le corresponde y en el cual nadie puede reemplazarla”. El texto aparece en el libro Qu’est-ce que la CGT (= Qué es la CGT) de Bernard Thibault, el ferroviario que dirige la central ­obrera de Francia.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario