Sin novedad en el frente agrario

No hay en el sector agrario cosecha de aplausos para el Gobierno de Ollanta Humala, al cumplirse los primeros cien días de su administración.

| 07 noviembre 2011 12:11 AM | Columna del Director | 2k Lecturas
2087

Ese campo en que se producen los alimentos del país (y, además, los que se exportan) y en el cual vive la mayoría de los pobres tiene un ministro de Agricultura olvidadizo y casi inexistente. Por algo la revista Agronoticias, que dirige Reynaldo Trinidad Ardiles, presenta en la carátula de su edición más reciente este título: “¡Caillaux a su casa!”.

Nutrido es el cuaderno de agravios que presenta la publicación. Ejemplos: Ausencia casi total del agro en el programa anticrisis internacional. La primera partida, de 90 millones de nuevos soles, no dice nada importante respecto del Sector rural. La segunda partida, de 1.600 millones de nuevos soles, le asigna modestos 35 millones para el mantenimiento de la infraestructura de riego.

Agronoticias señala, de paso, que el ministro Miguel Caillaux se dedica a cultivar otros intereses, personales, en lugar de coordinar con el espíritu agrarista del primer mandatario.

La gravedad de la coyuntura económica mundial, en que amenaza y amanece ya una nueva recesión, fija una flecha en el periplo ministerial de Caillaux: la de salida. Esa es la dirección adecuada para su inconsecuencia, desidia e ineptitud.

Agronoticias indica que, por si fuera poco, Caillaux está violando artículos pétreos de la Constitución.

En primer lugar el artículo 88, que expresa: “El Estado apoya preferentemente al desarrollo agrario.” (Dice agrario, no minero, por si acaso).

Pues bien: el proyecto de Presupuesto para el 2012 recorta en 22.7 por ciento la partida destinada a la Función Agropecuaria en los tres niveles del Estado. Esto, expone Agronoticias, hace inviable “el propósito oficial de promover la inclusión de los campesinos (26 por ciento de la población nacional) en el concierto del crecimiento económico”.

Ya que el ministro no cuenta, el Congreso de la República debería corregir este despropósito.

Otro artículo constitucional violado, y no desde ahora, es el 88, que reza: “Si otro país o países adoptan medidas proteccionistas o discriminatorias que perjudiquen al interés nacional, el Estado puede, en defensa de éste, adoptar medidas análogas.”

Sabido es que Estados Unidos y Europa subvencionan con sumas millonarias cultivos que compiten con los de nuestro país, en aplicación de un proteccionismo que dicen rechazar.

Sin embargo, el ministro no hace nada para proteger a nuestro agro frente a esa competencia desleal. No defiende a nuestros algodoneros frente a la importación de hilados de la India y hasta permite el ingreso de arroz asiático infestado por gorgojos.

Después de esa entrada, al ministro solo le queda una salida: la salida.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com