Secreto bien guardado

Tres miembros de la megacomisión que investiga presuntos actos de corrupción de Alan García en su segundo periodo han impedido que se acuerde levantar el secreto bancario de Alan García. El trío está compuesto por dos congresistas del fujimorismo –Carlos Tubino y Pedro Spadaro– y uno de la Alianza por el Gran Cambio–Enrique Wong.

| 15 febrero 2013 12:02 AM | Columna del Director | 1k Lecturas
1097

Wong, elegido en la lista de Pedro Pablo Kuczynski, fue antes aprista. Su postura en la megacomsión ostenta, pues, el sello del aprofujimorismo.

Evidente es asimismo que la actitud del trío expresa un acuerdo político y el miedo del expresidente García a que se descorra el velo de su fortuna, una fortuna millonaria en dólares que empieza a correr con el tren eléctrico y continúa con transacciones tramposas como la del terreno del Ministerio de Educación. En esa operación inmobiliaria hubo sin duda una coima caudalosa, en la que García participó al alimón con José Antonio Chang. El episodio reciente ocurre en momentos en que se descubre que los jugosos pagos percibidos por García como conferenciante eran una forma de retribución de contratos otorgados de modo turbio por García cuando era Presidente de la República.

El blindaje brindado a García por tres miembros de la megacomisión no suprime la extrañeza por el hecho de que el parlamentario nacionalista Cristóbal Llatas se excusara de asistir a la sesión en que se iba a ver el caso del secreto bancario del expresidente. Sorprende también que Modesto Julca, de Perú Posible, no acudiera a la reunión.

Ese incumplimiento de funciones reviste suma gravedad, porque el protagonista es el expresidente que alguna vez confesó a Jaime Bayly que “la plata llega sola”. Encubrir con el voto o con la ausencia se convierte en defensa de la corrupción.

Con todas las denuncias documentadas contra García, el esclarecer caso por caso, como se ha propuesto Sergio Tejada, presidente de la megacomisión, es un deber moral, una exigencia de la ética política, una defensa de los dineros del país.

Más de un ciudadano opina que el expresidente puede brindar una gran contribución a la lucha contra la corrupción: bastaría con que anunciara que se retira de la política.

No es el único dirigente del Apra que podría ayudar a la moralización con ese método de borrarse del escenario que mancharon con sus negociados. Jorge del Castillo, Enrique Cornejo, Mercedes Cabanillas, Rosario Fernández, Aurelio Pastor, Juan Sarmiento, José Antonio Chang, Hernán Garrido Lecca –siguen nombres– deberían limpiar así la atmósfera política del país.

“El que no la debe no la teme”, declaró alguna vez García, repitiendo un refrán desgastado por las malas costumbres. Cada vez está más claro, que el exmandatario sí la teme.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com