Ruta de ratas

El presidente Ollanta Humala anunció el 5 de abril una guerra contra la mafia fujimorista. La estrategia anunciada implicaría captura de los prófugos y devolución del dinero anunciado. Esperemos que ocurra.

| 09 abril 2012 12:04 AM | Columna del Director | 3.5k Lecturas
3587

Kenji Fujimori, hijo del exdictador y congresista actual, ha admitido la corrupción que se entronizó durante el gobierno de su padre. En una declaración risible ha dicho: “No tuvimos un buen blindaje contra la corrupción.” ¡Qué blindaje iban a tener si su papá era el jefe de la banda y él, uno de los beneficiados de la ratería! (sus estudios en la Universidad de Kansas, EE.UU. le costaron al país 161,150 dólares).

Más de una investigación ha demostrado que precisamente bajo Fujimori la corrupción se convirtió en un sistema concentrado, centralizado por la cúpula gobernante, incluidos algunos jefes militares. Vladimiro Montesinos, en complicidad con su carnal Fujimori, se encargó de que el dinero del narcotráfico, de la estafa en las armas y de los negociados en general quedara en pocas manos.

Endémica fue la corrupción en el área del periodismo. El caso de Eduardo Calmell del Solar resulta arquetípico. Calmell, entonces director de Expreso, recibió de Vladimiro Montesinos tres millones de dólares por vender la línea política de ese diario.

De esa suma, dos millones de dólares fueron entregados a Manuel Ulloa, socio de Calmell, en pago por el 75 por ciento de las acciones de Cable Canal de Noticias (Canal 10). Hoy se sabe que ese dinero fue sustraído por Montesinos de fondos del Ejército. El canal fue manejado por Vicente Silva Checa al servicio de la reelección de Fujimori.

Hay en el prontuario de Calmell un episodio llamativo. Había él comprado cuatro terrenos en Huancayo por un total de 70.000 nuevos soles. Pero apenas recibió en el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) la última armada por el Canal 10, vendió esos terrenos a una empresa formada por socios suyos. Le pagaron, al contado violento, 1’200,000 dólares.

El personaje estuvo detenido, pero fue liberado por un juez, que permitió que fugara a la Argentina. Un político argentino nos aseguró hace años que Montesinos es dueño de tierras en Argentina. La investigación sobre Calmell podría arrojar luces al respecto.

El gran espectáculo lo brindó Ernesto Schutz, a quien se vio en las grabaciones que Montesinos había ordenado recibiendo esos tamales sui géneris elaborados por el jefe del SIN: 50 millones de dólares para asegurar el franelazo cotidiano de Panamericana Televisión. Schutz se ha refugiado en Suiza.

Otro dueño de medios de comunicación, Julio Vera Abad, dueño de ATV y ahora de paradero desconocido, tendría que devolver millones de dólares.

Varios tíos de Kenji deberían dar cuenta de donaciones japonesas que no llegaron al Perú.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com