Robo de $200 mil millones

El 1 de octubre de este año, el diario italiano Corriere della Sera publicó una revelación sensacional que abre múltiples cortinas internacionales: el gobernante libio Muamar el Gadaffi no murió en un intercambio de disparos, sino que fue ejecutado por un agente francés infiltrado en las filas “rebeldes”.

Por Diario La Primera | 10 oct 2012 |    

Ese pormenor confirma que la intervención militar contra Libia y Gadaffi no tenía el noble propósito de eliminar a un dictador, sino el de asegurarse el liviano petróleo libanés y apoderarse de los 200 mil millones de dólares de las reservas del país.

En conferencia de prensa realizada ayer en Caracas ante corresponsales de la prensa mundial, el reelecto Hugo Chávez, respondiendo a pregunta de una periodista estadounidense, afirmó que esa tentadora suma ha desaparecido, “se la han robado”.

En las condiciones de la crisis económica y financiera de Estados Unidos y Europa todo vale.

El presidente Barack Obama había iniciado el despojo. El 1 de marzo, antes de que Washington consiguiera una orden de la ONU contra Gadaffi, Obama ordenó al Tesoro de su país bloquear los fondos de Libia en Estados Unidos. Fue un faenón de 30 mil millones de dólares.

El analista belga Michel Collon, en un extenso texto divulgado por Internet el 14 de abril de 2011, recordó una causa del odio contra Gadaffi. El gobernante libio había fomentado y financiado el Fondo Monetario Africano, lo cual era un desafío para el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Éste, precisa Collon, “ejerce un verdadero chantaje sobre los países en desarrollo. Les presta dinero solamente a condición de que esos países acepten deshacerse de sus empresas en beneficio de las multinacionales, de cursar pedidos sin provecho o de reducir sus presupuestos en salud y educación”.

Respecto a la intervención armada en Libia, Collon escribe:

“Si Washington y París han deliberadamente rechazado toda negociación, si han estado ‘forjando’ desde hace tiempo la oposición libia y preparado escenarios detallados de intervención, si los portaviones estaban preparados desde hacía tiempo, listos para intervenir (como lo ha confirmado el almirante Gary Roughead, jefe de la US Navy: “Nuestras fuerzas ya estaban posicionadas frente a Libia”, Washington, 23 de marzo), fuerza es pensar que esta guerra no se decidió en el último momento como reacción a súbitos acontecimientos, sino que estaba planificada”.

El belga Collon, quien ha escrito libros como Les sept péchés d’ Hugo Chávez (Los siete pecados de Hugo Chávez), desnuda planes de Washington para dominar África. A veces encuentra resistencias inesperadas. En 2008 creó el Africom (África Comand), comando militar para todo el continente. Ningún estado africano aceptó ser sede de ese organismo. La sede está en Stuttgart, Alemania.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com