Periodismo parapolicial

Nuestro diario denunció el lunes la existencia de un grupo operativo informal de la Policía que, como escribió nuestro redactor Marco Cáceres, “tendría por objetivo neutralizar las medidas de protestas sociales que se producen en nuestro país”.

| 23 abril 2008 12:04 AM | Columna del Director | 428 Lecturas
428

Es un grupo, según nuestra información, que no cumple funciones en la Dirección de Inteligencia de la Policía, como sería normal. Su trabajo en la sombra consistiría en azuzar choques entre la población civil y los policías, en casos de manifestación popular. No actuarían, por supuesto, con uniforme.

Los muertos del paro agrario de Ayacucho y Barranca, víctimas, por coincidencia, de disparos en la cabeza, serían señal de ese plan.

A actores como esos se les llama provocadores. Más de un libro sobre terrorismo recuerda cómo actúan. Se fingen más violentos y más radicales que los demás, y sirven para desatar represiones y frustrar luchas.

El caso más célebre es el de los mártires de Chicago, a fines del siglo XIX. Cuando ya había concluido un mitin pacífico por la jornada de ocho horas, fue lanzada una bomba contra la tropa policial. Esto desató matanzas y una campaña de prensa que aullaba contra los dirigentes obreros. El resultado fue la muerte en la horca de los líderes proletarios, y el aplazamiento de la conquista laboral.

No olvidemos, además, que el comando asesino “Rodrigo Franco”, organizado por Agustín Mantilla, surgió en circunstancias políticas parecidas a las de hoy: descontento popular y desesperación de Alan García.

La señora Cecilia Valenzuela, sirviendo los intereses del régimen, ha lanzado, a raíz de nuestra denuncia, un ataque contra LA PRIMERA. Nos acusa de “delatar” a un comando que va a luchar, dijo, contra el narcotráfico y el terrorismo en el VRAE. Ésa sí que es una delación.

Nuestro titular del lunes fue, en cambio, preciso: “Escuadrón parapolicial amenaza protesta social”. Sólo la mala fe y la falta de profesionalismo pueden darle otro sentido a nuestra denuncia.

No nos sorprende. En estas páginas hemos denunciado planes y acciones represivos del gobierno de Alan García, su entraña antinacional y su carácter corrupto.

El viernes 18, nuestra columna se tituló: “Un régimen putrefacto”. La encuesta de Apoyo, publicada el domingo 20 en El Comercio, indica que sabemos tomarle el pulso al país: la corrupción es considerada, más que el desempleo, más que el hambre, el principal problema del país.

Nuestro apoyo a las demandas populares, laborales y regionales, nuestras denuncias contra la corrupción, la injusticia y el crimen, explican el odio palaciego contra nosotros. Ese rencor dicta los libretos del periodismo parapolicial y sus amenazas.

Notificación: no nos asustan. Pero advertimos al país sobre el peligro que significa la bestia del poder enfurecida por el descrédito.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com