Peligro en Caracas

El imperialismo ha lanzado una ofensiva contra los regímenes nacionalistas y progresistas de América Latina. Por eso mismo, es penoso que en algunos casos, como ocurre en Venezuela con el proyecto de Ley contra Delitos Mediáticos, los gobiernos amenazados incurran en actos que los aíslan.

| 05 agosto 2009 12:08 AM | Columna del Director |  401 
401  

Contra el proyecto venezolano se ha alzado la grita de los sectores reaccionarios, esos mismos que justifican el derrocamiento del presidente de Honduras, Manuel Zelaya, y callan las clausuras y amenazas contra los medios opuestos a la dictadura hondureña. Ayer mismo, los golpistas anunciaron el cierre de Radio Globo, emisora de la resistencia.

El gobierno de Hugo Chávez atraviesa una coyuntura crítica, debido a la baja en la cotización del petróleo. Ese tipo de propuestas le dan armas a sus enemigos.

Hay que tener presente, por lo demás, el papel nefasto que pueden jugar los provocadores en situaciones tensas. El lunes, un grupo armado asaltó las instalaciones de Globovisión, televisora venezolana abiertamente golpista.

El propio Chávez ha condenado esa acción y ha descalificado a la agitadora chavista Lina Ron, quien encabezó la agresión. “Los verdaderos revolucionarios”, expresó Chávez, “no dan armas a los adversarios”.

La libertad de expresión es una conquista civilizatoria. Hace más de medio siglo, la extinta Federación de Periodistas del Perú adoptó el lema: “Libertad para la verdad, responsabilidad en la expresión y decorosa condición económica para el periodista”.

“Libertad para la verdad”, es la cláusula medular. Para la calumnia, la difamación y la manipulación maligna deben estar los códigos, la ley general, no una especial.

Lo que está en discusión en Venezuela es el cierre de 34 radios y un proyecto de Ley Especial contra Delitos Mediáticos. Lo de las radioemisoras se ajusta al Reglamento respectivo.

El proyecto de ley es lo que preocupa. Su texto sanciona con pena de dos a cuatro años de cárcel a los periodistas “que atenten contra la paz social, la seguridad e independencia de la nación, el orden público, estabilidad de las instituciones del Estado, la salud mental o moral pública”. Excesivamente amplio y amenazante.

Hay que ver, sin embargo, el texto jurídico en su contexto histórico. La mayoría abrumadora de los medios venezolanos sirve a intereses mezquinos y antinacionales. Se vio en el cuartelazo que quiso derribar a Hugo Chávez.

Una dama peruana que vive hace 20 años en Caracas me contó que en las horas del golpe Globovisión, para no informar de la gigantesca movilización popular que salió en defensa de Chávez, transmitió dibujos animados.

Sin embargo, en defensa del avance continental de las fuerzas progresistas, conviene no acentuar la polarización, ni dar banderas libertarias a los gorilas vestidos de civil y a su coro mediático.

Loading...



...
César Lévano

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com