Paso histórico de nuestra América

La gran prensa y la prensa pequeña han soslayado, con pequeñez histórica y periodística, la importancia excepcional de la III Cumbre de América Latina y el Caribe realizada en Caracas con la asistencia de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de 33 países.

| 07 diciembre 2011 12:12 AM | Columna del Director | 1.5k Lecturas
1513

La diversidad de realidades y opciones políticas de los asistentes es de por sí una señal unitaria: han estado presentes Cuba y Chile, México y Ecuador, Brasil y Bolivia, Colombia y Panamá.

Esa vasta confluencia ha reafirmado, en su comunicado final, la decisión de constituir la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que comprende a los 33 estados de nuestra región.

No ha habido fisuras en los acuerdos. Puede decirse que el compacto cónclave derrota el afán, impulsado por Washington, de crear alianzas divisionistas.

Los participantes se han declarado “conscientes de los desafíos que la crisis económica y financiera internacional presentan al futuro de nuestra región y a nuestras legítimas aspiraciones de inclusión social, crecimiento con equidad, con desarrollo sustentable e integración”.

Notable es que los estadistas destacaran el camino trazado por los Libertadores de América Latina y el Caribe hace más de 200 años, un camino iniciado “de manera efectiva con la independencia de Haití, dirigida por Toussaint Louverture”, ese genial y heroico luchador que, a la cabeza de su pueblo moreno, constituyó la primera República Independiente de nuestra América.

Los concurrentes recordaron también que Haití, bajo la conducción de su Presidente Alexandre Pétion puso, con la ayuda prestada a Simón Bolívar para la independencia de nuestros países, las bases para la solidaridad e integración de nuestros países.

El documento final convoca a un sano equilibrio entre la unidad y la diversidad de nuestros pueblos.

Llama a que la CELAC “se convierta en un espacio que reivindique el derecho a la existencia, preservación y convivencia de todas las culturas, razas y etnias que habitan en los países de la región, así como el carácter multicultural de nuestros pueblos, y plurinacional de algunos de nuestros países en especial de las comunidades originarias”.

Decisivo es que la Cumbre haya llamado a respetar los siguientes principios y valores comunes: “el respeto al Derecho Internacional, la solución pacífica de controversias, la prohibición del uso y de la amenaza del uso de la fuerza, el respeto a la autodeterminación, el respeto a la soberanía, el respeto a la integridad territorial, la no injerencia en los asuntos internos de cada país, la protección y promoción de todos los derechos humanos y de la democracia”.

En ese marco se coloca su exigencia de que Estados Unidos ponga fin al bloqueo de Cuba, coerción que “afecta el bienestar del pueblo cubano”.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com