Pasaje al abuso

El alza del pasaje en el Metropolitano ha provocado malestar en la ciudad. Los concesionarios impusieron el aumento por sí y ante sí, ciñéndose a un contrato que es expresión del neoliberalismo chicha.

| 13 diciembre 2012 12:12 AM | Columna del Director | 804 Lecturas
804

Dos empresarios aseguran que el municipio está politizando el problema. Cabe suponer, al contrario, que ellos han adoptado la conducta alcista como una manera de sumarse a la campaña contra la alcaldesa de Lima, Susana Villarán. La fecha escogida para el alza inconsulta conduce a esa conclusión. La medida se da en el preciso momento en que arrecia la campaña por la revocatoria de la alcaldesa.

Un factor que abona a favor de esa hipótesis es que los concesionarios no aceptaron una propuesta de compensación municipal de 92 millones de soles para afrontar las pérdidas que alegan. Para ellos, preferible era provocar el disgusto de los usuarios, elevando las tarifas.

El problema se origina en el contrato suscrito bajo la administración municipal de Luis Castañeda. Esa línea parte del supuesto de que lo más importante es la ganancia privada, no el servicio al público.

El concepto de servicio público ha hecho que en muchos países desarrollados el transporte urbano sea administrado directamente por los municipios.

La economía del Metropolitano conlleva problemas de origen. Uno de ellos son las altas tasas de interés (13.5 por ciento) en el endeudamiento para la compra de buses. Otro factor negativo es que la compra de buses se efectuó como si la demanda inicial fuera de 700 mil pasajeros. Sin embargo, se crearon estaciones para una capacidad de solo 400 mil pasajeros. Por eso hay congestión en los accesos.

Aspectos técnicos que repercuten en las finanzas y en la eficiencia del Metropolitano son, entre otros: las 52 rutas que debieron reestructurarse en el 2009, solo se reestructuraron en el 2011. En el colmo de lo concesivo, se estableció un mecanismo -el Consorcio Coordinador- para establecer tarifas en un órgano donde los operadores tienen mayoría absoluta.

El itinerario de las tarifas indica una ruta de conflicto, no de acuerdo. El 19 de julio de 2012 se acordó por unanimidad que la tarifa integrada sea de S/.1.50. Ese acuerdo fue modificado por el Consorcio Coordinador el 8 y 14 de noviembre. En ese momento se consumó la voluntad alcista.

Entretanto se ha iniciado la campaña contra la revocatoria de Susana Villarán. Al mismo tiempo, las encuestas indican que la alcaldesa mejora su índice de aprobación ciudadana. La obra que ella realiza, incluida su acción respecto al Metropolitano, hace prever que, contra viento y corruptos, conservará el timón municipal.

En la acera de enfrente aparecen personajes, intereses y maniobras turbios que nada bueno prometen a nuestra vasta y conflictiva capital.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

0.560301065445