Palabras de mujer y de varón

Un acto masivo y memorable fue el realizado ayer por la CGTP en celebración del Día Internacional de la Mujer. Diversos oradores, entre ellos Carmela Sifuentes, presidenta de la CGTP; Perla Uriarte, Responsable del Departamento de la Mujer Trabajadora de la CGTP; Pablo Checa, viceministro de Trabajo; y Mario Huamán, secretario general de la central sindical, precisaron el carácter y el afán de la ceremonia.

| 08 marzo 2012 12:03 AM | Columna del Director | 1.8k Lecturas
1839

La crónica interior de esta edición refiere los acápites importantes de los discursos de Daniel Abugattás y de Marisol Espinoza, primera vicepresidenta de la República. Ella, al criticar las maniobras de la derecha, llegó a decir: “las mafias siguen gobernando al país”.

Muy importante fue la exposición de Julio Gómez Díaz, representante de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), respecto a los convenios internacionales 156 y 189.

Trabajadoras y trabajadores portuarios hicieron resonar una y otra vez el lema: “¡los puertos no se venden, los puertos se defienden!”.

En la breve intervención que tuve, conforme a lo programado, recorrí la historia de la lucha por los derechos de la mujer, que se ha conjugado, siempre, con la pelea por los derechos de los varones y por el progreso social. Recordé que la gran precursora Flora Tristán había denunciado, desde su condición de joven obrera, la doble opresión que suelen sufrir las trabajadoras: la del patrón, en la fábrica, y la del marido, en la casa. Enumeré luchas y victorias que han mejorado la condición femenina, y que deben ser acicate para nuevos avances. Recordé a pioneras ilustres como Clorinda Matto y Mercedes Cabello, que combatieron a favor del indio y contra los gamonales, a la par que defendían los derechos y la libertad de la mujer, en una época de oscurantismo clerical.

Asimismo rendí homenaje a Anna, la heroica esposa de José Carlos Mariátegui, a Zoila Aurora Cáceres, Magda Portal y Ángela Ramos.

En mi exposición alerté contra el peligro de que el Perú sea vendido a retazos, hasta que, en los hechos, desaparezca como entidad original, libre e independiente.

Expliqué que los inversionistas no son filántropos, invierten para ganar dinero. “Pero que no se la lleven toda, a vil precio y previa coima”, dije. Así no se hace Perú.

En el acto se distribuyeron folletos titulados La agenda laboral de las trabajadoras. Los expositores subrayaron el significado del Convenio 189 de la OIT, sobre trabajo decente para trabajadores del hogar, y el 156, sobre responsabilidades familiares.

Aspecto notable del acto fue la concurrencia de mujeres sindicalistas y, además, de jóvenes dirigentes del sexo bello. Fueron ellas las que más aplaudieron cuando cité la frase del pensador católico francés Emmanuel Mounier: “Las mujeres son la última reserva de ternura de la humanidad”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com