Murdoch al desnudo

Rupert Murdoch, magnate del periodismo y abanderado de la extrema derecha, ha tenido que cerrar uno de los 133 diarios que posee en el mundo, abrumado por las acusaciones de intercepción telefónica a políticos, a estrellas del espectáculo y hasta a miembros de la familia real británica.

| 17 julio 2011 12:07 AM | Columna del Director | 1k Lecturas
1053

Ayer sábado, Murdoch publicó una carta en que pedía disculpas a los afectados por su turbio manejo de las noticias. Una de sus hazañas es el caso de Milly Dowler, una niña de 13 años que fue secuestrada y asesinada, mientras los sabuesos de Murdoch fingían que seguía viva. Para vender su periódico.

“Detectives de poca monta, husmeando en las miserias humanas, han comprado y vendido lágrimas ajenas”, expresó en el parlamento de su país el exprimer ministro inglés Gordon Brown, en referencia al semanario News of the World cerrado el domingo.

Las disculpas de Murdoch deberían dirigirse no solo a los afectados por su espionaje, sino a los millones de víctimas de su política de mentiras.

En el foro el Poder Mediático que organicé en 2008 en San Marcos, recordé un documental estadounidense exhibido por César Hildebrandt en el último de sus programas de TV. Allí se reveló que quienes veían la televisión de Murdoch –la cadena Fox– seguían creyendo que en Irak habían descubierto armas de destrucción masiva.

Murdoch alentó la matanza en Irak y en otros países. Su poder se basa en los diarios que posee sobre todo en Australia, Gran Bretaña y Estados Unidos. A ello se añaden sus 22 redes de televisión, que llegan a más del 40 por ciento de los hogares de Estados Unidos; sus cadenas de radio.

Promotor de la extrema derecha en el mundo, es por eso mismo el enemigo número uno de la verdad y la ética en el periodismo.

El News of the World no ha sido cerrado porque a Murdoch lo hayan conmovido las protestas contra su línea de espionaje y escándalo. Lo que pasa es que el periódico padecía una súbita hemorragia de publicidad. Empresas como Ford y Vauxhall, retiraron sus anuncios en ese semanario, que tenía una gran cartera de avisos gracias a su tirada de cuatro millones y medio de ejemplares.

En mayo de 2003, The New Yorker publicó un amplio y demoledor informe sobre el periodismo de Murdoch. El autor es Ken Auletta, autor del libro Inside the Business of News (El interior del negocio de las noticias). Dan Rather, prominente periodista de la Columbia Broadcasting System, explicó en ese reportaje:

“El señor Murdoch considera beneficioso tener válvulas mediáticas, que sirven sus intereses comerciales. No hay nada malo en esto. Somos un país libre. No hay ofensa judiciable. Pero para cualquier análisis claro el sesgo es hacia su agenda personal, política, partidaria… primariamente porque eso sirve sus intereses comerciales”.

Libertad: ¡Cuántos negocios se cometen en tu nombre!

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com