Midan sus palabras

Ahora sabemos que el Gobierno tiene un arma de repetición contra sus críticos de izquierda: los llama extremistas. El Presidente Ollanta Humala la empleó ayer para referirse a los congresistas que han renunciado a la bancada de Gana Perú.

| 06 junio 2012 12:06 AM | Columna del Director |3.5k Lecturas
3540

En la inauguración del sistema de agua potable y alcantarillado en la zona Paraíso de Villa María del Triunfo, Humala insistió: “La gran transformación se hará, les guste o no les guste a los extremistas”.

La bancada humalista expresó, por su parte: “Nuestro grupo parlamentario no comparte las afirmaciones de la legisladora cusqueña (Verónika Mendoza), quien en una carta pública señala que el Perú necesita optar por propuestas extremistas”.

El adjetivo es duro. Normalmente, a los extremistas se les persigue, se les encarcela y, a veces, se les elimina.

No hay en la misiva de la señora Verónika Mendoza algo que se aproxime siquiera a los planteamientos del extremismo.

Lo que sí hay es una crítica acerada al incumplimiento de promesas que el primer mandatario formuló durante su campaña electoral.

¿Qué reprocha la congresista al régimen de Humala? El ser un gobierno “que continúa el modelo neoliberal”, un modelo “que no genera mercados locales articulados, que mantiene la precarización del trabajo y que defiende los intereses de los grupos de poder económico”.

La renuncia contiene una condenación rotunda a la violencia, venga de donde venga. “Es necesario”, enfatiza, “que las organizaciones sociales, la sociedad civil y todos los sectores que expresan su malestar por la imposición de las industrias extractivas se manifiesten de forma democrática, organizada y pacífica. Ni un muerto más, ni civiles ni personal policial”.

¿Es esto extremismo?

La congresista deja constancia de un hecho grave. Ha sido víctima de una campaña de mentiras, que le atribuían haber engañado al país presentando datos ambientales de la mina Quechua como si correspondieran a Xstrata. El ministro del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal, fue quien lanzó la calumnia y la fomentó.

Verónika Mendoza promete asumir una oposición democrática, popular y dialogante.

Militante y activista desde la primera hora del Partido Nacionalista, nada hay que permita adscribirla al extremismo.

En Palacio y en el Congreso deberían medir sus palabras.

Por otra parte, Javier Diez Canseco y Rosa Mavila explicaron ayer su renuncia a la bancada de Gana Perú. El documento levanta un acta de acusación que, entre otras cosas, dice: La Ley de Consulta Previa fue deformada por su reglamento. No se aplicó el impuesto a las sobreganancias mineras, sustituyéndolo por un ligero cambio a la Ley de Regalías. No se modificaron sustancialmente las políticas laborales ni la negociación colectiva.

Tampoco ahí se puede ver falsedad o extremismo.

Loading...



...
César Lévano

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com