McCain: simplemente Caín

La última edición de Foreign Affairs (setiembre-octubre) se abre con un notable artículo de Richard Holbrooke, ex embajador de Estados Unidos ante la ONU, quien descubre los aspectos reaccionarios del candidato presidencial John McCain, partidario de las torturas y fomentador de la guerra en el Medio Oriente.

Por Diario La Primera | 14 set 2008 |    

El texto se titula: The Next President. Mastering a Daunting Agenda (= El próximo Presidente. Enfrentando una agenda intimidante). Traza un balance de las guerras iniciadas por la administración republicana.

“Para reinstalar a Estados Unidos en su propio liderazgo mundial, dos áreas de debilidad deben ser reparadas: la economía interna y la reputación de Estados Unidos en el mundo”, expresa el autor.

Señala luego: “Aunque McCain y sus asesores han buscado a veces distanciarlo de Bush, su posición sobre Irán (como sobre Irak) es más dura que la de Bush. Ésta es, puede uno asumir, la visión real de McCain, que en algunos casos expresa en lenguaje sarcástico y humorístico (‘Bombardeen, bombardeen, bombardeen, bombardeen, bombardeen Irán’), cantó en un mitin público”. “Junto con su crítica al trato de la administración Bush con Corea del Norte y su llamado a expulsar a Rusia del Grupo de los 8, su posición sugiere una profunda, visceral aversión a hablar con los adversarios”, añade. En cambio, la propuesta negociadora de Obama sobre esos temas coincide con cualquiera que haya practicado o estudiado el papel de la diplomacia en la política exterior.

Tanto es así, explica Holbrooke, que republicanos leales a McCain como James Baker, Robert Gates (antes de que asumiera la secretaría de Defensa) y hasta Henry Kissinger discrepan de la posición de McCain sobre Irán y Rusia.

Señala el diplomático: “Obama opina que la victoria militar, tal como la definen Bush y McCain, no es posible, juicio que comparten los comandantes militares de Estados Unidos en Irak”.

Obama considera que en interés de Estados Unidos es necesario iniciar un retiro de tropas terrestres en firme, pero, enfatiza, “cuidadoso” ritmo.

El texto señala que mientras Obama traza propuestas tecnológicas para reducir las emisiones dañinas, propuestas que tienen amplio apoyo entre los economistas de izquierda y de derecha, McCain busca eliminar las restricciones ambientalistas para la explotación petrolera en el área continental y en el océano.

Señala el escrito un hecho que enfurece a la reacción criolla de nuestros países: “Venezuela gasta hoy cinco veces más que Estados Unidos en ayuda al resto de América Latina.” (En el Perú, donde la salud pública es un bien escaso, el régimen alanista rechaza la ayuda venezolana en ese campo).

Por lo visto, este McCain es un Caín.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com