Matanza de los mensajeros

Las dos organizaciones internacionales de periodistas que hay en América Latina informaron el jueves que en el 2012 fueron asesinados 45 periodistas de la región: 17 en México, 10 en Brasil, 9 en Honduras, 4 en Bolivia, 2 en Colombia y 1 en Argentina, así como en Ecuador y Haití.

| 14 enero 2013 12:01 AM | Columna del Director | 697 Lecturas
697

Los crímenes en México y Brasil se sitúan sobre todo en el escenario de la guerra contra el narcotráfico. Más grave es el caso de Honduras, pues allí tienen un carácter político, producto de la dictadura sanguinaria y corrupta que reemplazó, por la fuerza y con el soporte de Washington, al Presidente progresista Manuel Zelaya.

La proporción de esos homicidios es alarmante, si se recuerda que Brasil tiene 200 millones de habitantes y México, 112 millones; pero Honduras apenas tiene una población de ocho millones.

En Honduras, a los periodistas los matan por ser opositores a la dictadura. Los grandes periódicos del continente, que en nombre de la libertad respaldan al régimen, se callan ante el oprobio.

Típico es el hecho de Erick Alexander Martínez Ávila, de 32 años, periodista y candidato a diputado, secuestrado el 5 de mayo y hallado muerto dos días después. Pertenecía al partido del expresidente Manuel Zelaya y era cofundador y directivo del movimiento político Los Necios.

Horrendo fue el crimen contra Elio Valle Hernández Arteaga, de 56 años, periodista del programa La Voz de la Noticia, de Radio Alegre de Sabá. Fue asesinado a machetazos, cuando se desplazaba en bicicleta.

Estremeció también a Honduras la muerte de Noel Alexander Valladares, de 28 años, presentador del programa de TV “El Show del Tecolote”, a quien asesinaron el 23 de abril. Con él fueron victimados su tío Renán Adonis Valladares (46) y su guardaespaldas Marcos Gutiérrez (28). La joven esposa del periodista, Nelly Pavón (18), resultó herida.

Ninguno de estos actos de barbarie estremeció las páginas y las pantallas de los grandes medios de la región.

Los hombres de prensa caídos en Honduras son parte de la lucha y el sacrificio de su pueblo, que en forma creciente y organizada se opone a los desmanes del dictador Porfirio Lobo, quien hace honor a su feroz apellido.

En la antigüedad, los poderosos ordenaban matar al mensajero que traía malas noticias. En cambio, si las novedades eran buenas, el portador recibía oro y perlas.

En la Edad Media se castigaba con azotes al de las malas noticias, pero ya no se les mataba. En América Latina, durante el siglo XX, se restableció la mala costumbre del homicidio contra periodistas.

Ahora, cuando el mensajero puede ser de prensa, radio o televisión, el hábito de la antigüedad ha retornado. Lo ejercen los “demócratas”. Respecto a Honduras, el periodismo de la derecha es más que nunca el que calla, el que miente.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

0.734420061111