Marcha de la verdad

Se realiza hoy una gran marcha universitaria contra el Movadef, ese aparato con que Sendero Luminoso encubre sus planes y disfraza su propósito. La verdad es que los actos de Movadef, incluida la publicación de un libro amenazante, indican que, pese a su derrota militar y política, puede ser un peligro para la paz y la vida de los peruanos. No lo van a exhibir, por supuesto, en debates organizados por intelectuales crédulos.

| 20 noviembre 2012 12:11 AM | Columna del Director | 642 Lecturas
642

Un método eficaz del senderismo es precisamente infiltrarse en asambleas, conferencias y otros actos públicos. Saben que esa es una manera de ocultar su derrota y preparar su reaparición. Sus huestes ya amenazan de muerte en el cerro San Cosme, en Ancón y en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Los debates con Sendero no son una vacuna contra el terrorismo.

Por eso mismo es una gran cosa la idea, surgida en San Marcos, de una marcha de condena a Movadef. Los alumnos de esa y otras universidades deslindan, por lo demás, respecto a ciertas autoridades. Es un secreto a voces que el actual Rector de la decana de América debe su elección al apoyo del sector estudiantil prosenderista.

Ese contubernio viene de atrás, como lo ha recordado en estos días el historiador Manuel Burga, exrector de San Marcos. También el anterior Rector subió a ese puesto gracias al voto de un tercio estudiantil que no representa a la mayoría de los estudiantes, y que se distinguía por su venalidad: subvenciones y agasajos con cuartos de pollo eran su doctrina, junto con un prosenderismo vehemente. Su pago consistía asimismo en favores en la residencia estudiantil y el comedor de estudiantes. Puede afirmarse que esos “representantes” no han hecho nada por los estudiantes y que reflejan una temprana degeneración moral, hija de la inconsciencia.

¿Cómo se explica que hoy la autoridad máxima de San Marcos se manifieste contra el grupo que lo aupó en el cargo? Algo ocurrió, que no fueron sin duda diferencias doctrinarias o éticas.

Más de un testimonio indica que los jóvenes activistas de Movadef en San Marcos están lejos de ser conocedores de libros y de ideas. Si se trata del sendero luminoso de José Carlos Mariátegui, hay que decir que no lo han recorrido.

Propicio es el momento para una advertencia. No hay que creer que con debates se va a derrotar al llamado neosenderismo en las universidades. Hay que esclarecer, historiar, explicar, convencer, no necesariamente cediendo tribuna. Tampoco es recomendable la conducta represiva. La historia de la violencia desatada por Abimael Guzmán en 1980 nos enseña que no hay que combatir la barbarie con la barbarie.

A Sendero lo venció el pueblo: los obreros, los campesinos, los intelectuales que lo combatimos en el periodismo, en los sindicatos, en las federaciones y ligas campesinas.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

0.598057985306