Mala salud de la salud

La atención de la salud ha alcanzado en el Perú niveles de catástrofe. Aparte de ser el país de tuberculosis con mayor severidad en toda América –superado sólo por el tristísimo Haití–, tenemos cada año entre 35 mil y 50 mil nuevos casos de TBC.

| 14 julio 2011 12:07 AM | Columna del Director | 1.2k Lecturas
1291

Así lo informó ayer la Comisión de Transferencia de Gana Perú que preside Marisol Espinoza, primera vicepresidenta electa de la República, en demoledor informe.

Se sabe ya que las áreas de educación y salud son las que mejor reflejan el adelanto o el atraso humano de un país. El régimen aprista no parece haberse enterado de esa verdad de Perogrullo. La prueba es que el discurseador Alan García no cesa de alabar los logros en estas materias. Él cree que la palabrería es un buen remedio. Eso se vio hace dos días, cuando dijo que cualquier paciente puede ingresar en un hospital del Seguro, sin señalar con cuáles locales y presupuestos va a aportar el Estado para financiar tan generosa promesa.

García debería visitar los hospitales del seguro social. Así se enteraría de que las citas a los pacientes son para dos meses después, por exceso de enfermos y falta de equipos y de camas.

Las cifras presentadas ayer destrozan cualquier ilusión al respecto. Por lo pronto, el presupuesto por asegurado del Sistema Integral de Salud ha descendido de 45 nuevos soles en 2003 a 41.50 en 2009 y a 39.80 en el 2010.

Marisol Espinoza precisó que el Seguro Integral debe 55 millones a los hospitales públicos, lo cual pone en riesgo todos los servicios. Muy graves son los contratos que hipotecan por 15 años a EsSalud.

La situación sanitaria desvela las mentiras sobre disminución de la pobreza.

¿Cómo, si hay menos pobres, hay más tuberculosos? ¿Qué explicación tiene que en Huancavelica el 52.2 por ciento de los niños padezca de desnutrición crónica, índice que llega a 41.6 por ciento en Huánuco y 37.3 por ciento en Cajamarca?

El informe destaca un progreso curioso: entre junio de 2006 y mayo de este año, el número de trabajadores de EsSalud aumentó de 35,210 a 45,131. Esos diez mil nuevos empleados, ¿entraron porque tienen carné aprista o porque eran necesarios y calificados?

Un indicio negativo se da en el rubro de personal de confianza en el Seguro, rubro en el cual el Apra tiene añeja experiencia de trampas. Esos cargos aumentaron casi 30 por ciento entre el 2006 y el 2010. Por supuesto, la planilla para ese segmento crece cada año en 50 millones de nuevos soles.

Anoche, en Canal N, el ministro de Salud, Óscar Ugarte, quiso curarse en salud al informar que el presupuesto para combatir la TBC se va a multiplicar por diez. El problema es ese: va a aumentar el gasto porque el mal crece.

Lo importante es prevenir antes que curar. Para eso hay que reducir de veras la pobreza, y mejorar las condiciones de vida y de trabajo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com