Los hitos de la historia

El juez Mohamed Bennouna, magistrado de la Corte Internacional de La Haya, formuló la semana pasada una pregunta cargada de historia y consecuencias. Pidió que los gobiernos del Perú y de Chile respondieran si los dos países estaban facultados, cuando se firmó la Declaración de Santiago sobre Zona Marítima en 1952, para definir límites marítimos soberanos.

| 10 diciembre 2012 12:12 AM | Columna del Director | 1.1k Lecturas
1166

La pregunta apunta al corazón del problema. En verdad esa Declaración rompía una etapa del Derecho del Mar, y abría otra.

En 1947, el gobierno democrático de José Luis Bustamante y Rivero dictó el Decreto Supremo Nº 781, con el fin de proteger, conservar y reglamentar el uso de los recursos naturales existentes en el mar adyacente a las costas del Perú, proclamó soberanía y jurisdicción en una zona situada entre dichas costas y una línea imaginaria paralela a ellas y trazada sobre el mar a una distancia de 200 millas marinas.

El punto cimero era la proclamación de las 200 millas como área de soberanía y jurisdicción nacional.

En esa misma dirección se orienta la Declaración de Santiago de 1952, la cual expresa que los tres países firmantes –Perú, Chile y Ecuador– “proclaman como norma de su política internacional marítima” que a cada Estado corresponde soberanía y jurisdicción exclusivas sobre el área marítima adyacente a sus respectivas costas hasta una distancia mínima de 200 millas marinas.

La Declaración de Santiago habla en nombre de tres países y no se refiere para nada a un tratado bilateral entre el Perú y Chile. Párrafos centrales:

“Los factores geológicos y biológicos que condicionan la existencia, conservación y desarrollo de la fauna y flora marítima en las aguas que bañan las costas de los países declarantes, hacen que la antigua extensión del mar territorial y de la zona contigua sean insuficientes para la conservación, desarrollo y aprovechamiento de esas riquezas a que tienen derecho los países costeros.

“Como consecuencia de estos hechos, los Gobiernos de Chile, Ecuador y Perú proclaman como norma de su política internacional marítima, la soberanía y jurisdicción exclusivas que a cada uno de ellos corresponde sobre el mar que baña las costas de sus respectivos países, hasta una distancia mínima de 200 millas marinas desde las referidas costas.

“La jurisdicción y soberanía exclusiva sobre la zona marítima indicada incluye también la soberanía y jurisdicción exclusivas sobre el suelo y subsuelo que a ella corresponde”.

Sin duda que la respuesta del Perú a la interrogación de Bennouna subrayará el carácter pionero y tripartito de la Declaración de 1952, y la violación, por Chile, de ese instrumento, violación que reduce el mar peruano a 14 millas en Caleta Vila Vila (Tacna), 46 millas en Punta Coles (Moquegua) y 120 millas en Camaná (Arequipa).


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com

1.00538682938