Lima los condena

El Presidente Alan García y su régimen recibieron, pocas horas después del paro del 9 de julio, una rotunda desaprobación. La última encuesta del Instituto de Opinión de la Universidad Católica lo revela.

Por Diario La Primera | 18 jul 2008 |    

La consulta se llevó a cabo en Lima Metropolitana entre el 11 y 13 de julio. Los personajes más castigados son García y Jorge del Castillo, los dos que se desgañitaron profiriendo calumnias contra la paralización cívicosindical.

La serie de la aprobación al Presidente es cruel: en enero del 2007, Lima le otorgaba 59% de aprobación. Ahora, en julio, sólo le concede 31%. La desaprobación limeña sube a 62%.

Las mujeres de la capital son las que más detestan al mandatario. Si los varones le asestan un 57% de desaprobación, las damas le arrojan un 68%.

Los votos en contra de García arrecian en las capas medias y se encrespan en los segmentos más pobres. Mientras en los niveles A y B la desaprobación llega a 47%, en el C sube a 60% y en los D y E llega a 79%. Una pregunta decisiva de la encuesta es ésta: “A la hora de tomar decisiones, ¿Ud. cree que el actual gobierno piensa más en las necesidades e intereses de…?

¡El 73% considera que el régimen gobierna a favor de las grandes empresas!

Incluso en los sectores A y B el 58% opina asÑ En el C, el 79% y en los D y E, el 78%.

La gente está diciendo, así, que sufrimos una política contraria a los intereses de la mayoría. Además, los ciudadanos no atribuyen el alza de las subsistencias sólo a factores externos.

La gente está reclamando, en el fondo, propuestas adecuadas para enfrentar la presión externa.

Un conjunto de medidas racionales y viables propuestas por los gremios agrarios no ha sido tomado en cuenta, precisamente porque Alan García e Ismael Benavides, ministro de Agricultura, sólo favorecen a las grandes empresas.

Parecida en volumen y porcentajes es la respuesta que dice que el gobierno gobierna para la clase alta, los ricos, y lo hace sobre todo a favor de los empresarios extranjeros.

Otro resultado notable se refiere a la participación del Estado en la economía. Incluso en la clase alta hay un 42% que se pronuncia a favor de ese papel estatal. En el sector C, el porcentaje es 57% y en los D y E sube a 60%.

Hay, pues, en la opinión pública criterios que no se remiten sólo a precios e inflación.

A la luz de esta encuesta, resulta claro que, a pesar de la propaganda oficial y la histeria oficialista de la mayoría de los medios, los limeños se están acercando al sentir del resto del país.

Pero Alan García y sus adictos no escuchan. Como creen que vivimos en un país que avanza, no van a retroceder. Van a proseguir en su defensa de los grandes empresarios, los ricos y las transnacionales. Sólo una oposición popular activa puede obligarlos a enmendar rumbos. O a salir del escenario.

Referencia
Lima los condena

    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com