Libro para pelear

El sábado último se presentó el libro La República Lobbysta de Manuel Dammert Ego Aguirre. Es un libro que nos revela hasta qué punto el Perú es un país amenazado de desaparición, por obra de personajes siniestros como Pedro Pablo Kuczynski.

| 20 julio 2009 12:07 AM | Columna del Director | 389 Lecturas
389

El acto fue en el Colegio Médico del Perú, en un auditorio repleto hasta más allá de sus bordes.

Dammert demuestra con revelaciones irrefutables cómo un personaje como P.P.K., siendo ministro puede concertar, crear, modificar o torcer leyes para favorecer a empresas chilenas que quieren monopolizar puertos del Perú, para impedir la prosperidad de éstos, en beneficio de puertos competidores chilenos, o ceder beneficios a Repsol, una empresa extranjera, para permitirle que gane con nuestro gas miles de millones de dólares privando de esos beneficios no sólo al fisco sino también a las industrias nacionales, al desarrollo descentralizado del país, sobre todo en el sur, y a los hogares y hasta los choferes de nuestra patria.

Jorge Basadre, el gran historiador que murió en 1980, confidenció con angustia: “tengo miedo de que el Perú ya no exista en el siglo XXI”.

P.P.K. actualiza y encarna esa amenaza. Dammert lo demuestra con cifras, directorios y capitales. Por hacerlo, P.P.K. lo denunció. Perdió el gran lobbysta en primera instancia, pero ganó en una segunda. No hay primera sin segunda.

No es casual, porque P. P. K., sin ser abogado ni tener antecedentes de interesado por el derecho es ¡asesor del doctor Javier Villa Stein, presidente de la Corte Suprema!

Para aquilatar las triquiñuelas empleadas por P.P.K., es decir por el poder, basta saber que allí donde Dammert menciona al magnate portuario chileno Von Appen, la trascripción efectuada por la oficina de prensa del Consejo de Ministro escribe “Lobato”. En el juicio, P.P.K. afirma que no conoce a ese señor “Lobato”.

La sentencia contra Dammert implica una amenaza contra la libertad de expresión ( y a su peculio personal, puesto que reclama una indemnización de 30 mil soles, para P.P.K).

En mi exposición partí de una premisa: En el Perú de hoy no existe más la independencia de los tres poderes; Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Montesquieu ha quedado atrás. Ahora hay una amalgama corrupta, comandada por un hombre devorado por la codicia y la egolatría.

Lo que es peor, asistimos, dije, a la abdicación de las clases dominantes. Para éstas, en general, no existe patria; solo valen los intereses de grupo y personales.

Mi conclusión es que ahora sólo hay para el país un trípode histórico: patria, pueblo y moral. Esos son los poderes que, por encima de peligros y represión, han de salvar mañana o más tarde, el tesoro amenazado de Túpac Amaru, José Carlos Mariátegui, César Vallejo, José María Arguedas, Ciro Alegría y Jorge Basadre. El Perú subsiste.

Loading...



...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com