¡Liberen a Ingrid!

La tragedia de Ingrid Betancourt, la secuestrada en manos de las FARC, conmueve no sólo a Colombia y Francia. Como se sabe, la ex candidata presidencial colombiana es de origen francés y el presidente de Francia está empeñado en su liberación.

| 03 abril 2008 12:04 AM | Columna del Director | 385 Lecturas
385

Desde este diario, el comandante Tomás Borge, embajador de Nicaragua en el Perú, propuso el 6 de enero a las FARC que liberen no sólo a Ingrid, sino a todos los rehenes, sin esperar canjes de prisioneros. El 12 de enero expresé mi adhesión a esa propuesta, que creo ahora más urgente.

Cuando las fuerzas armadas de Colombia incursionaron en ­Ecuador, en marzo último, lo hicieron para frustrar una negociación que había iniciado el comandante de las FARC Raúl Reyes con el gobierno de Francia, precisamente para la liberación de Ingrid.

Reyes fue asesinado, los negociadores franceses retornaron a París y el presidente de Colombia demostró, una vez más, que le conmueven muy poco la vida y la salud de los secuestrados. Es un duro en materia humanitaria.

Ahora la historia se repite. El presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, auspicia una misión humanitaria independiente, que debe de partir de Francia hoy o mañana. Esto quiere decir que este fin de semana puede producirse una negociación con las FARC, que esperamos no sea frustrada por los gorilas colombianos.

Hay que desear, además, que los acuerdos lleguen pronto. La salud de la señora Betancourt no permite dilaciones.

Mucho va a pesar, para una salida airosa, la opinión pública latinoamericana y, en particular, la de los propios colombianos.

El 4 de febrero hubo en Bogotá una marcha gigantesca fomentada por Uribe y destinada a condenar a las FARC.

La manifestación fue exaltada por los grandes medios de comunicación. Pero el 6 de marzo se realizó una marcha, tan grande como la anterior, aunque menos publicitada, que se pronunciaba contra los crímenes de los paramilitares y pedía fin a la violencia de ambos lados.

El semanario bogotano Cambio, gobiernista y adverso a las FARC, publicó en su edición del 18 de marzo un elocuente texto de su columnista Rodrigo Pardo. Decía éste: “Ya nadie puede negar que la protesta del 4 de febrero contra las FARC fue un escenario más fértil pero no exclusivo para la derecha, y que la del 6 de marzo lo fue para la izquierda aunque también hubo campo para ­otras expresiones”.

La manifestación del 4 de febrero, explicó Pardo, “se tomó las calles del norte, de estratos más altos… En cambio, el 6 de marzo salieron las organizaciones sindicales y los partidos de izquierda”.

Lo notable, subraya el columnista, es que “los ciudadanos, cada vez más, prefieren mecanismos de expresión diferentes a la violencia.”

Las FARC debieran considerar ese nuevo clima político y proceder en consecuencia, liberando a Ingrid Betancourt y demás rehenes.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com