Lengua sucia de la guerra sucia

Lourdes Flores le ha sacado la lengua a las buenas costumbres verbales; pero ahora, desesperada ante la probabilidad de una derrota, enriquece su repertorio con calumnias risibles y estruendosas mentiras.

Por Diario La Primera | 30 set 2010 |    

Con esos recursos, la candidata de la derecha ratifica el nivel moral e intelectual del sector que representa.

¿Va alguien a creer que Susana Villarán es aliada de Sendero Luminoso o del MRTA?

Está claro que la señora Villarán no es, ni dice ser, ni tiene por qué ser de izquierda. Lo fue en una etapa lejana. Ya no. Su definición podría ser la de una liberal, no una neoliberal. Pero la furia de la extrema derecha contra ella la ha decantado hacia una definición popular y progresista. Se ha convertido, en gran parte por obra de sus enemigos, en la estrella polar del cambio.

Cuando, con desparpajo, la señorita Flores la acusó, en el debate de Villa El Salvador, de haber participado en Italia en octubre de 2003 en un acto público de apoyo a Sendero Luminoso y la “guerra popular”, no se percató de que esa presencia podía ser negada con un documento al alcance de todos: el movimiento migratorio. En efecto, éste indica que entre el 2004 y el 2010 la señora Villarán no realizó ningún viaje a Italia.

Esa falsedad es indigna de una abogada tan hábil que fue capaz de lograr que se autorizara el ingreso de 24 mil autos con más de diez años de antigüedad, capaces de envenenar la atmósfera de Lima, Callao y balnearios, faena que vienen cumpliendo meticulosamente.

Flores se fue de boca también cuando acusó a su opositora de haberse reunido en Londres con grupos de apoyo a Sendero, en el curso de una conferencia organizada por Peru Support Group, grupo que apoya a los pobres del Perú y que es presidido por Lord Avebury. Esa organización es abiertamente contraria al terrorismo.

Uno de los problemas que enfrenta Susana Villarán y sin duda va a padecer la izquierda en el 2011 es la confusión provocada por sectores violentistas. Entre éstos figuran provocadores conscientes o inconscientes. Lima para Todos, una organización en que participan diversos sectores de izquierda y demócratas independientes y líderes sociales, ha sufrido tal experiencia. El grupo Patria Libre intentó aparecer como miembro de esa alianza, a la cual nunca ha pertenecido.

Los grupos radicales tienen derecho de protestar, de lanzar vivas a sus presos y pedir amnistía para ellos; pero no tienen derecho a confundir a la gente.

Un problema serio de Susana Villarán en el debate de Villa El Salvador fue no responder, de inmediato, con energía, a las calumnias de la señorita desesperada. Personas que respeto me expresan su desaliento por el hecho de que la señora Villarán no aclarara el tema de sus propiedades.

Nadie es perfecto. Por eso existen los asesores.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com