Lecciones de Construcción

Ahora que arrecia la campaña en pro del indulto para Alberto Fujimori, oportuno resultó ayer recordar que ese dictador prometió, en una reunión empresarial, “acabar con los agitadores” que provocaban paros y huelgas. Se dijo y se hizo. Días después, era asesinado Pedro Huilca, máximo dirigente de la CGTP y de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil.

| 25 octubre 2012 12:10 AM | Columna del Director | 1.1k Lecturas
1169

Una ovación de cólera hizo eco a ese recuerdo, que era a la vez rechazo al sucio indulto, y que yo expuse. Fue en el acto de celebración del Día del Trabajador de Construcción Civil.

Evocaciones parecidas se sucedieron, en homenaje a los trabajadores y dirigentes de la Federación que han caído en los últimos meses asesinados por una mafia que fue promovida en Palacio por el expresidente Alan García. Se trata de una serie homicida que, por lo visto, cuenta con impunidad por adelantado.

La ola criminal busca, tal como la concibió Alan García, dividir y destruir a la Federación, que se ha convertido en baluarte del movimiento obrero y popular. He escrito y repetido que la impunidad prolongada equivale a complicidad. Por eso mismo, la protección a los asesinos debe ser denunciada. En actos de masa como el de ayer, en mítines, en marchas del pueblo, en campañas electorales, esa blandura criminal debe ser expuesta y condenada.

No todo fue protesta en la cita de Construcción. Notable fue que Mario Huamán, secretario general de la Federación, señalara las conquistas salariales plasmadas en convenios colectivos por rama, tras discusiones alturadas con la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco).

He ahí una lección vital, en un país donde el empresariado considera como enemigos a los sindicatos y los sindicalistas. Aleccionador es que las buenas relaciones entre empresas y trabajadores se traduzcan, como subrayó Mario Huamán, en atenuar la conflictividad social. No es por azar que Construcción sigue siendo el sector económico que más crece y que mayores empleos ofrece y acuerda mejores salarios.

Ayer, el ingeniero Fernando Castillo Dibós, presidente de Capeco, afianzó la imagen de mutua comprensión entre su representada y la Federación. Expresó asimismo el rechazo de Capeco a extorsionadores y criminales. “¡Basta de violencia!”, exclamó.

Entre los personajes asistentes estuvo Susana Villarán, alcaldesa de Lima, contra quien hay una campaña de revocación. Visible es que ese afán es piloteado por sectores corruptos y por empresarios del transporte que se benefician con el caos vehicular y superexplotan a sus trabajadores. Sus forzados paros, apoyados por los corruptos y el poder mediático, siguen un itinerario insistente: el que conduce al fracaso. Calculo que la alcaldesa no va a ser revocada. Será más bien evocada, por su combate para reordenar el tránsito y el comercio mayorista.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com