La voz del voto en Caracas

Si los grandes diarios y las televisoras mayores de América Latina votaran en Venezuela, el triunfo de Henrique Capriles, rival de Hugo Chávez, estaría asegurado. En Lima, Capriles ganaría por unanimidad, con una sola excepción, modestia aparte.

Por Diario La Primera | 07 oct 2012 |    

El triunfo de papel y de pantalla chica revela una orquestación dirigida por una batuta poderosa. No sé por qué tengo el pálpito de que esa batuta es made in USA.

Nunca antes se ha visto una campaña electoral tan activa en que han participado todos los tiburones de la prensa, radio y televisión del continente y del mundo entero.

En los últimos días, ese coro ha asegurado que el triunfo de Capriles va a ser contundente. Extraña confianza, que parece desdeñar la voluntad de los venezolanos, que solo hoy acudirán a las urnas.

¿Por qué ese optimismo transnacional? Puede sospecharse que sea una maniobra para gritar, unánimemente: ¡fraude! si es que Capriles pierde.

La mayoría de encuestadoras coincide, de acuerdo con sus sondeos más recientes, en que Chávez puede ganar. Las empresas GIS XXI, Hinterfaces, Consultores 30.11 e International Consulting Services muestran una amplia ventaja de Chávez sobre Capriles, con una distancia de entre diez y 20 puntos porcentuales. Datanálisis prevé 11 puntos de diferencia a favor de Chávez.

No se puede negar, sin embargo, que Capriles ha planteado a Chávez el mayor desafío electoral de su vida. Ha aprovechado grietas que se dan en la realidad venezolana, como el encarecimiento de productos de primera necesidad, aunque los pobres tienen consumos subvencionados y los automovilistas pueden llenar los tanques de sus vehículos al precio de un dólar. Otro tema acuciante es la inseguridad ciudadana.

Queda en claro que las elecciones en Venezuela son, aparte de dramáticas y apasionadas, de enorme importancia histórica.

No se trata únicamente de las posiciones políticas de Hugo Chávez, respecto a las cuales el supremo juez es el pueblo venezolano. Ocurre que Venezuela posee las mayores reservas de petróleo del mundo, en una coyuntura en que los conflictos del Medio Oriente, otro gran abastecedor de oro negro, se avivan dramáticamente.

La amistad de Chávez con la Cuba de Fidel Castro es una piedra en el zapato del Tío Sam. Su opción por un socialismo del siglo XXI, que no es, en el fondo, demasiado radical, disgusta sin duda a los poderes que rigen la política y la ideología en el Norte imperial.

Capriles ha acaparado los votos del ayer, los de Acción Democrática (el Apra venezolana, célebre por su corrupción y sus matanzas) y el Copei, el partido demócrata cristiano.

Las elecciones han sido, en todo caso, libres.

Jesse Chacón, exministro de Chávez, sintetizó así la contienda: “Se están confrontando dos modelos políticos, uno de izquierda y el otro que plantea el retorno al neoliberalismo”.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com