La selva para las transnacionales

La doctrina García para la Amazonía fue confirmada ayer por el propio mandatario: Al condenar la posibilidad de que el Congreso derogue el Decreto Legislativo 1015 sostuvo que eso impediría que las comunidades se asocien con el gran capital -el tiburón y los pequeños peces-. Derogar la norma, señaló, “sentaría un nefasto precedente, ya que se estaría tomando decisiones bajo amenaza de huelga, toma de carreteras y actos violentos”.

Por Diario La Primera | 21 ago 2008 |    

Se olvida García que el Decreto Legislativo en cuestión no fue consultado con nadie.

¿Con qué derecho recrimina García a los comuneros nativos el adoptar medida de fuerza, si antes la fuerza estatal ha sido ejercida contra ellos?

El martes demostramos, con párrafos irrefutables, que la serie “El síndrome del perro del hortelano” proponía desde octubre del año pasado la concesión en la selva de lotes gigantescos a capitalistas privados: “un terreno seguro sobre 5,000, 10,000 o 20,000 hectá-reas”.

El objetivo es, por lo tanto, eliminar a las comunidades nativas. Un empresario privado ¿va a respetar esas tierras comunales que ni el Presidente ni los Decretos Legislativos quieren preservar? ¿No conoce García cómo crecieron los latifundios de la sierra?

Sería bueno que releyera El mundo es ancho y ajeno, que Ciro Alegría escribió cuando era aprista y cuando el Apra luchaba contra el latifundio. También le recomendamos la lectura de las novelas de Manuel Scorza, escritas cuando el Apra había dejado de ser antiimperialista y antifeudal.

Los congresistas de la República, que este viernes van a examinar un Decreto expedido al margen del país y del Congreso, tienen ante sí un debate decisivo no sólo para los pueblos amazónicos, sino, incluso, para la unidad del país.

García ha inventado el peregrino sofisma de que más democrático es permitir que sólo el 51 por ciento de los miembros de una comunidad decida sobre el destino de sus tierras. Anteriormente, se requería el 66 por ciento.

Justo en estos días, el 1 de agosto, el presidente Lula ha creado un fondo millonario para proteger la Amazonía. Ése sí que habló como un estadista: “Otros países hablan como si fueran dueños de la Amazonía, pero nosotros sabemos lo que representa para la humanidad y para Brasil”, explicó Lula.

Carlos Minc, ministro de Medio Ambiente de Brasil, precisó que el fondo, que espera contar con ayuda extranjera, podría recaudar 21 mil millones de dólares de aquí al 2021, que se podrían emplear para promover alternativas a la destrucción forestal, proteger las reservas naturales y desarrollar avances tecnológicos y científicos.

Minc precisó: “Nuestra guerra no es contra las estadísticas de deforestación del mes pasado; es contra el modelo que empobrece a nuestra gente y que destruye el bosque tropical”.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com