La revocación revocada

Comentarios ácidos y burlas prematuras provocó la noticia de que los regidores de Fuerza Social, es decir, de la izquierda edil, habían sido revocados. Todo indica, sin embargo, que esas reacciones carecen de fundamento. Por lo pronto, el cómputo oficial no había concluido cuando se formularon. La derecha está tomando sus deseos por realidades.

| 20 marzo 2013 12:03 AM | Columna del Director | 1.1k Lecturas
1132

Algo más. Los juicios apresurados sobre los votos aprobatorios para los regidores del Partido Popular Cristiano tampoco corresponden a la realidad.

Una nota de prensa de Tierra y Libertad señala, por ejemplo, que Marisa Glave, a quien el poder mediático señala como revocada, tiene, al 40 por ciento de la cuenta oficial, 932 mil votos a su favor. La proyección indica que podría obtener más de dos millones de votos, con lo cual continuaría en el Concejo.

Pablo Secada, exhibido como la gran revelación de la contienda y “la nueva estrella del PPC”, tiene, a esa altura, solo 892 mil votos: 40 mil menos que Marisa Glave.

Parecido es el caso del teniente alcalde Eduardo Zegarra, también defenestrado por prensa, radio y TV. Zegarra tiene 936 mil votos a favor, con lo cual supera al doctor Walter Guillén, quien encabeza a los regidores del PPC y obtiene 894 mil votos.

La estadística precisa que los 20 regidores de Fuerza Social tienen un promedio de 917 mil votos para que permanezcan en el cargo, en tanto que los 13 del PPC no superan los 886 mil.

Un problema del sector progresista y de izquierda es su falta de experiencia y su debilidad organizativa. Un joven miembro de mesa en el Cercado nos informaba que muchos votantes por el No se limitaron a marcarlo para la alcaldesa. La lista de los regidores la marcaron con una curvilínea vertical, una serpentina de arriba hacia abajo. Con ello, ese voto se convertía en blanco. Eso explicaría el alto nivel de los votos en blanco. De los 2’125,357 votos totales, el primer regidor, Eduardo Zegarra, acumula 178,387 en blanco. Faltó el entrenamiento electoral que tienen partidos como el PPC y el Apra.

Claro está que la última palabra la tienen los resultados oficiales. En el momento en que esto escribo, ese cómputo no se ha publicado aún.

Los resultados del intento revocatorio arrojan varias certidumbres. En primer lugar, la aprobación a la alcaldesa, y por lo tanto a su acción, pese al cargamontón que la motejaba de incapaz desde el inicio de su gestión. Otra resultante es que se puede producir un realineamiento en el interior del Concejo; pero sería negativo que la orientación general de la Municipalidad estuviera a cargo del PPC, por su neoliberalismo, aunque se le debe reconocer acierto táctico y una nueva actitud de tolerancia y apertura.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com