La pesadilla americana

El movimiento de los indignados realizó la semana pasada su primera manifestación internacional, simultánea en 951 ciudades de 82 países. Hace varias semanas yo había acuñado el lema: “Indignados de todos los países, ¡uníos!”. No es que me hagan caso a mí. Ocurre que yo hago caso al pulso de la historia.

| 18 octubre 2011 12:10 AM | Columna del Director | 1.8k Lecturas
1858

Una de las sorpresas gratas es el impulso de indignación que cunde en Estados Unidos, y que se refleja en un texto de Slavoj Zizek aparecido el día 12 en el blog Publico.es. He aquí su primer párrafo:

“Somos todos perdedores, pero los verdaderos perdedores están allí en Wall Street.: ellos gozaron de una fianza con millones de millones de nuestro dinero. Nos llaman socialistas, pero aquí siempre hay socialismo para los ricos. Dicen que no respetamos la propiedad privada, pero en la crisis de 2008 se destruyeron más propiedades duramente obtenidas que si todos nosotros estuviéramos destruyéndolas durante semanas. Nos dicen que somos soñadores, pero los verdaderos soñadores son los que piensan que las cosas pueden seguir indefinidamente como están hoy. No somos soñadores; nos estamos despertando de un sueño que se ha convertido en pesadilla”.

Laón Bendesky publicó ayer en el diario La Jornada de México un texto que expone el origen del malestar estadounidense. Una de sus explicaciones dice:

“La cuestión en Estados Unidos es elocuente: los 400 estadounidenses más ricos tienen una riqueza neta combinada (la diferencia entre sus activos y pasivos) mayor que la de 150 millones que están en los estratos más bajos de ingresos. El uno por ciento posee una riqueza mayor que el 90 por ciento de los habitantes de ese país”.

Por su parte, Eva Roth acogió el 14 en el gran diario alemán Frankfurter Rundschau (Panorama desde Fráncfort) información de Sebastian Dullien, profesor de Economía en la Escuela Superior de Técnica y Economía de Berlín, quien explica: “La creciente desigualdad es una causa importante de la crisis. En las últimas décadas los ingresos de los trabajadores apenas han aumentado... Si los salarios no suben, los trabajadores no pueden consumir más”.

El escrito de Slavoj Zizek, cuyo primer párrafo hemos reproducido, dice también:

“El cambio es posible. Así que, ¿qué es lo que consideramos posible hoy? Sólo hace falta seguir los medios. Por un lado, en lo que respecta a tecnología y sexualidad, todo parece ser posible. Puedes viajar a la luna. Puedes ser inmortal con la ayuda de la biogenética. Puedes tener relaciones sexuales con animales o lo que sea. Pero mirad el campo de la sociedad y de la economía. En ambos, casi todo se considera imposible. Quieres subir un poco los impuestos para los ricos, te dirán que es imposible, perdemos competitividad. Quieres más dinero para sanidad: te dicen, imposible; esto significa un estado totalitario”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com