La noche del periodista

El periodismo, no solo el peruano, padece una crisis de fondo y forma. Sus males son compartidos por la sociedad, o más bien provienen de ésta. El otro día, alguien de este diario le cambió el apellido a César Hildebrandt (le puso Hildebrand). Una persona amiga me escribió su pena porque mi esposa “a muerto”, en lugar de ha muerto. En el centro de Lima veo un letrero que dice: “Calle clausurado”.

| 02 octubre 2011 12:10 AM | Columna del Director | 2.2k Lecturas
2215

Ítalo Calvino, el gran escritor italiano, en su libro póstumo Seis propuestas para el próximo milenio, expresa angustia por la peste que amenaza a la humanidad en aquello que la distingue entre los seres vivientes: el lenguaje. El mal aqueja también a nuestro periodismo.

La fuente de la dolencia es la incultura, el agrio divorcio entre el periodista y la literatura, entre el que escribe y el libro. Otro manantial de peste es el lenguaje electrónico, carcomido por la rapidez.

El problema para nosotros los periodistas es que nos contagiemos del desdén general por la palabra, es decir, la ortografía, la sintaxis, la riqueza del léxico, la exactitud de los datos y los nombres.

Don Francisco de Quevedo empleó 25.000 palabras distintas; Cervantes, 15.000.

Joaquín Villarino, Representante del Lector en el diario chileno La Prensa, escribió el reciente 28 de agosto: “Harold Bloom en su obra Genios escribe que el lenguaje en Shakespeare es primordial en su arte y ‘flor abundante’, porque sentía profundamente el impulso de acuñar nuevas palabras: nunca deja de sorprender el hecho de que haya empleado más de 21.000 palabras diferentes”.

El problema de largo alcance es que el desaliño verbal puede ahondar la crisis del periodismo. La prensa chicha reproduce tal cual el lenguaje y los temas del público más vulgar (que puede ser de la clase A). Puede llegar el día en que este sector se pregunte: ¿para qué necesito un periódico que piensa y habla como yo?

Mejorar el nivel del periodismo es una forma de enfrentar la amenaza de ruina y desaparición que pesa sobre él.

La Corporación Andina de Fomento y el Centro Carter organizaron entre diciembre de 2008 y agosto de 2009 conferencias magistrales dictadas por un grupo selecto de periodistas latinoamericanos. Las memorias han sido editadas en el libro Los grandes desafíos del periodismo.

Se consigna ahí este dato inquietante: “La media diaria de ejemplares vendidos en Estados Unidos bajó en los últimos quince años de 62 a 42 millones…”.

Hace una semana, Ian Jack, columnista del diario londinense The Guardian, escribió que el público de los periódicos de calidad disminuye a razón de diez por ciento anual.

Los diarios pueden convertirse en un hobby, después de haber sido un hábito, dice el destripador Jack. “¿Qué faltará? Nada, dirán algunos, recordando la vulgaridad y la corrupción de la prensa popular”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com