La justicia me persigue

El martes, acudí al Palacio de Justicia para responder a una acusación planteada por el Dr. Iván Rodríguez, expresidente de la Asamblea Nacional de Rectores y exrector de la Universidad Ricardo Palma. El Dr. Rodríguez pide un millón de nuevos soles por reparación civil, a causa de un texto que yo no escribí.

| 01 diciembre 2011 12:12 AM | Columna del Director | 3.2k Lecturas
3240

El acto judicial duró toda la mañana, incluida la pausa por el simulacro de sismo.

Pues bien, fatigado por el hecho, regresé a mi casa. Ahí encontré otra citación judicial en una querella planteada por Vicente Silva Checa.

Silva se queja, entre otras cosas, de que lo hayamos llamado operador político de Vladimiro Montesinos. Resulta que esa condición es un hecho histórico, que se halla inscrito en periódicos y hasta libros.

Sabido es que Silva fue parte de la compra, con dinero del Ejército, del Canal 10. Un estudio señala inclusive que él reclutó a la periodista Blanca Rosales para ese canal fujimorista. Curiosamente, la señora Rosales es hoy asesora de prensa del Presidente Ollanta Humala. Se puede suponer que ella, con el apoyo de Luis Favre, fue quien meses atrás convenció a Humala para que no me concediera una entrevista solicitada y prometida.

El afán de Silva es, por supuesto, amedrentarme y, de ser posible, lograr sanciones que recorten mi derecho de opinión. Ya antes, alguien echó a correr el rumor, acogido por Correo y Caretas, de que me iban a sacar de la dirección de LA PRIMERA.

La idea es, supongo, eliminarme porque creen que soy el único que representa la línea de independencia política, que nos llevó a sostener la candidatura presidencial de Humala contra viento y marea, cuando los Favre y compañía no lograban levantarla.

Lo que Silva Checa ignora posiblemente es que la línea editorial e informativa de este diario es fijada colectivamente, por un directorio compuesto por destacados periodistas.

Lo ocurrido con el proyecto Conga es revelador. Nuestro diario ha sido el único en exponer los vínculos secretos y antinacionales entre Favre y el gerente general de Yanacocha, César Humberto Cabrera, militantes ambos del trotskismo parisiense en los años 70.

Raúl Wiener ha exhibido la vinculación de éstos con Víctor Caballero, jefe de la Oficina de Gestión de Conflictos de la Presidencia del Consejo de Ministros. Caballero proviene de la ultraizquierda y fue funcionario público bajo Alejandro Toledo y Alan García. En el gobierno aprista trabajó a órdenes de Jorge del Castillo.

Silva Checa no actúa, sin duda, por impulso personal aislado. Detrás del acoso judicial que me quita tiempo y tranquilidad deben de estar apristas y fujimoristas. Con ayuda de ultraizquierdistas reciclados.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com