La izquierda gana en Bogotá

La capital de Colombia tiene desde ayer su Alfonso Barrantes: Gustavo Petro, exguerrillero que se opone a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ha ganado con 32 por ciento de los votos la alcaldía de Bogotá. El derechista Enrique Peñalosa, apoyado por el presidente Juan Manuel Santos, quedó en segundo lugar con 25 por ciento de los sufragios.

| 31 octubre 2011 12:10 AM | Columna del Director | 1.9k Lecturas
1946

La victoria de Petro consagra una línea de coraje e independencia frente al poder, de denuncia sin tregua y con pruebas respecto del contubernio entre gobernantes y paramilitares asesinos, de rechazo a la política neoliberal.

En su haber político figura la exigencia de un deslinde categórico respecto a los grupos armados.

La rectitud moral de Petro se manifestó cuando rompió con el Polo Democrático, izquierdista y de oposición, pero que albergaba en su cúpula a personajes corruptos. El tiempo le dio la razón. Lucho Garzón, miembro del Polo elegido alcalde de Bogotá, tuvo que salir de ese frente por hechos inmorales.

El flamante alcalde de Bogotá tiene un currículo límpido. Nació el 19 de abril de 1960. Es hijo de un maestro. Muy temprano mostró su inquietud intelectual y social. Cuando estudiaba secundaria, fundó el periódico Carta al Pueblo y el Centro Cultural Gabriel García Márquez. En las páginas de Cien años de soledad supo de la huelga de las bananeras, en que se demostró la codicia y la crueldad de la empresa yanqui United Fruit. (Pocos saben que en esa acción participó como dirigente Nicolás Gutarra, el dirigente proletario peruano que había sido deportado por el gobierno de Augusto Bernardino Leguía).

Cuando egresó del colegio, a los 16 años de edad, se incorporó al Movimiento 19 de abril (M-19), que tenía un ala armada y una puramente política. Primera muestra de su calidad de líder se dio cuando fundó un barrio para personas pobres.

Se graduó de economista en la Universidad Externado de Colombia y de magíster en Economía por la Universidad Javeriana. En la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, se especializó en Medio Ambiente y Desarrollo Poblacional.

Desde entonces fue ascendiendo en cargos públicos electivos. En 2002, es elegido con la más alta votación para la Cámara de Representantes. En esa época fue considerado por los diputados y la prensa como el mejor congresista, por sus denuncias contra la corrupción, así como por su calidad oratoria.

Un hito en su actividad fue la creación de una disidencia en el Polo Democrático, en busca de un rumbo “pluralista, pacifista y propositivo” a definirse en el segundo Congreso de esa organización. Proponía su sector “acercarse más al centro del espectro político y ejercer una política de izquierda moderna y alejada de tesis radicales”.

La victoria de Petro gravitará en la política de Colombia y en nuestra América.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com