La izquierda avanza

El triunfo de Fernando Lugo en las elecciones presidenciales de Paraguay ha alegrado a los sectores progresistas de América Latina y preocupado a la Casa Blanca y la derecha cavernaria, sobre todo al fascismo larvado que hay en el Perú.

| 25 abril 2008 12:04 AM | Columna del Director | 392 Lecturas
392

El diario madrileño El País publicó el miércoles 23 un informe titulado “La izquierda se extiende en Sudamérica. La región, excepto Colombia, queda en manos de reformistas y radicales”.

El periódico exagera en un punto. Considera socialista a Alan García. La verdad es que el presidente peruano forma hoy, junto con Álvaro Uribe, primer mandatario de Colombia, el ala de extrema derecha subordinada al imperio y corroída por la corrupción y los métodos fascistas.

En lo que sí acierta el cotidiano es en señalar los diversos matices de la oleada izquierdista de nuestra región. El propio Lugo declaró a El País, días antes de la elección: “Soy una línea intermedia entre Chávez y Lula”. Esa expresión no excluye el propósito fundamental de realizar una reforma agraria que recurra a la expropiación de tierras.

El triunfo de Lugo tiene aristas novedosas, típicas de esta América nuestra, rica en sorpresas: un indio como Evo Morales puede devenir presidente de la República, y un obispo, como Lugo, puede encabezar un frente de masas ansiosas de libertad y justicia.

Los diarios italianos señalan un aspecto singular de la trayectoria de Lugo. Es un obispo suspendido a divinis por la Santa Sede. “Paraguay: triunfa el obispo rojo. Lugo incomoda al Vaticano”, titula La Repubblica, del martes 22. Corriere della Sera, por su parte, estampa: “Paraguay: Lugo incomoda al Papa. La Santa Sede, que lo suspendió en el 2007, ‘está evaluando’ qué hacer”.

La prensa italiana ha recordado que Lugo nació en hogar de campesinos pobres, y ha permanecido fiel a su origen. Se ordenó sacerdote en 1977 y marchó como misionero a Ecuador. En 1994, ya consagrado obispo, se ganó el título de obispo de los pobres.

Interesante es que la izquierda exitosa de América sea más un movimiento que un partido. Refleja la marea alta y el impulso de fondo de nuestras complejas sociedades. Lugo tiene su base social en la alianza de sindicatos y campesinos, cercana a Teología de la Liberación, que tiene un nombre elocuente: tekojojá, que significa igualdad en guaranÑ

Otro rasgo histórico de esa izquierda es que pone fin al largo predominio de partidos clásicos: Lugo clausura, mediante una alianza forjada en unos cuantos meses, 61 años de dominio del Partido Colorado. Hugo Chávez pone fin a medio siglo de hegemonía de Acción Democrática. El Movimiento Nacionalista Revolucionario, que comandó la política de Bolivia durante 50 años, ha sido sepultado por el Movimiento al Socialismo de Evo Morales.

Nuevos vientos barren, pues, el horizonte de nuestra América.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com