La guerra ha comenzado

En 1995, Shimon Peres, actual presidente de Israel, escribió un ensayo titulado El fin de la temporada de caza en la historia. Sostenía allí que el siglo XXI sería el de la paz. La irrupción, ayer, de los tanques de Israel indica que pecó de optimismo.

Por Diario La Primera | 04 ene 2009 |    

Después de la matanza desde el aire contra la población civil inerme, so pretexto de acabar con los guerreros de Hamas, Israel ha desatado una guerra que no sólo desafía los derechos humanos y el derecho internacional, sino que también amenaza con una vasta guerra en que la fuerza israelí puede quedar mal parada, haciendo tambalear la paz interna y la seguridad de Israel mismo.

La agresión puede suscitar un arco de alianzas que abarque no sólo al Medio Oriente, ni únicamente al mundo árabe. La ola mundial de protestas lo promete.

El presidente Peres tiene 50 años de político. En 2007, a los 84 años de edad, asumió el cargo de presidente. Antes, en 1994, recibió el Premio Nobel de la Paz, junto con Isaac Rabin (asesinado por los sionistas ultras que hoy gobiernan su país).

Peres y Rabin compartieron aquel galardón con Yasser Arafat, el líder de la Organización por la Liberación de Palestina (OLP). Los tres habían logrado una tregua de paz.

Hay que recordar que Hamas fue en sus comienzos tolerado y aun estimulado por Israel, como una forma de contrarrestar el prestigio y la fuerza de la OLP entre los palestinos.

En el ensayo ya mencionado, escribía Peres: “Ya no queda mucho por aprender a partir de la sangre que Abel derramó por causa de Caín… En el siglo XXI, la humanidad tendrá que enfrentar condiciones que le son desconocidas. No obstante, será entonces cuando la humanidad será capaz de representar plenamente el papel para el cual está destinada”.

No. Todavía queda mucho por aprender de la lección de sangre sufrida por Abel.

Recordemos que el régimen de Israel cuenta con el estímulo y el apoyo del imperialismo norteamericano. No es sólo George W. Bush quien apoya la agresión. Hasta el momento en que esto escribimos, un gran sector de la opinión mundial, incluso en Estados Unidos, quiere saber el punto de vista del presidente electo Barack Obama.

Sectores políticos y ciudadanos independientes, en particular intelectuales y artistas del cine, el teatro y la televisión han empezado a reclamar en varios países que sus gobiernos llamen a sus embajadores, como una forma de mostrar desaprobación al operativo genocida de Israel.

La Cancillería y el Congreso del Perú deberían efectuar, por lo menos, un llamado al cese del fuego, al retiro de las fuerzas invasoras y a una tregua humanitaria.

El belicismo de Israel, incluido el de su presidente Peres, demuestra, desgraciadamente, que aún no ha llegado el fin de la temporada de caza en la historia. Caín no descansa.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com