La droga como negocio

En Lima se ha realizado la Conferencia Internacional de Lucha contra el Narcotráfico. Por lo que ha trascendido de esa cita, nada eficaz se puede esperar de sus sesiones, a las que acudieron delegados de 78 países. Basta decir que el Perú es hoy el primer productor de cocaína del mundo, y que para combatir el tráfico ilícito Estados Unidos nos “ayuda” con 30 millones de dólares al año.

Por Diario La Primera | 27 jun 2012 |    

Un informe de la DEA indica que en 2010 se produjeron en nuestro país 325 toneladas métricas de droga. El documento señala dos factores para ese crecimiento: 1. La erradicación de los cultivos choca con la presencia de remanentes de Sendero Luminoso que actúan como brazo armado de los traficantes. 2. La creciente presencia de los carteles mexicanos, que, según la DEA, “están cada vez más involucrados en la coordinación de grandes cargamentos de cocaína”.

El Perú ha optado por seguir la línea estadounidense de lucha contra la droga: la represión.

Hace décadas llegué a la conclusión, a la luz de mucha información, que Estados Unidos no quiere acabar con el narcotráfico. Los gobiernos de México, Colombia y el Perú tampoco hacen algo serio contra ese sucio comercio. En nuestro caso, el crecimiento vertiginoso de la elaboración de droga implica que los cultivos de coca, las pozas de maceración y los laboratorios, bien abastecidos de insumos químicos, crecen como hongos en la noche de los árboles, o, más bien, como plantas de coca en las colinas generosas.

Treinta millones de dólares para combatir el narcotráfico en el país campeón de la cocaína suena a burla. Hace 30 años, esa ayuda era de 220 millones de dólares.

En los días de la penúltima campaña electoral acá en el Perú, intervine como panelista en un programa de televisión dirigido por Harold Forsyth. Los invitados eran Alejandro Miró Quesada, entonces director de El Comercio; Enrique Zileri, director de Caretas; y José Antonio García Belaunde. Al final, Zileri invitó a una pizzería de Miraflores. En la charla que se produjo al calor de las pizzas, Miró Quesada contó un episodio notable.

El Departamento de Estado había invitado a directores de grandes diarios de América Latina a Estados Unidos. Hubo, relató el director de El Comercio, una entrevista con Alan Greenspan, presidente del Banco Federal de Reserva estadounidense. Greenspan contó que su institución calculaba que el negocio de la droga alcanzaba entonces, 2006, a setecientos mil millones de dólares. En vista de eso, convocó a los directores de los principales bancos de su país. “¿No manejan vuestros bancos parte de ese caudal?”, preguntó. La respuesta fue: “No, pero vamos a investigar”.

Daniel Stulin, en su libro El imperio invisible, recuerda que en 2001 el Congreso de Estados Unidos encontró que los bancos estadounidenses y europeos blanquean entre 500 mil millones y un billón de dólares al año.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com