La Católica en la cruz de la razón

El conflicto entre el cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima, y la Pontificia Universidad Católica del Perú no es, por supuesto, un conflicto religioso. Es una contienda política y económica.

| 21 agosto 2011 12:08 AM | Columna del Director | 4.6k Lecturas
4657

El cardenal Cipriani pertenece al sector clerical más conservador y recalcitrante. No en vano estudió filosofía y teología en la Universidad de Navarra, feudo académico del Opus Dei, que fue puntal del dictador fascista Francisco Franco.

Poco después, Cipriani fue nombrado Vicario Regional del Opus Dei en el Perú. Su afán de injerirse en la dirección de la Universidad Católica tiene ese signo político.

El otro lado del litigio es la fortuna dineraria que maneja la Católica. Su bonanza se inició gracias al legado de José de la Riva Agüero, quien le dejó propiedades urbanas de alto valor. Las autoridades académicas han manejado esos bienes hasta superar ampliamente lo heredado. Sus activos están valorizados en cerca de 400 millones de dólares. No es poca cosa.

El drama se desató cuando la Congregación para la Educación Católica, órgano del Vaticano fuertemente influido por el Opus Dei, ordenó un cambio en los estatutos de la Católica. Tiene el Arzobispo actualmente el título honorífico de Gran Canciller de la Universidad, pero el Vaticano quiere que en adelante tenga también la facultad de escoger Rector de una terna propuesta por la Asamblea Universitaria.

Marcial Rubio, rector de la Universidad Católica, ha declarado que no va a acatar la orden vaticana, porque ese centro de estudios se rige por la Ley Universitaria, la cual señala que la elección de Rector la hace la Asamblea Universitaria, integrada por docentes y alumnos.

La Asamblea Universitaria ha respaldado a su Rector y expresado su decisión de defender la autonomía universitaria y el patrimonio de la institución.

En más de una oportunidad, los estudiantes han manifestado su rechazo a los manejos de Cipriani.

La pretensión de Cipriani acerca de la Pontificia encarna una vuelta a la Edad Media y al oscurantismo virreinal. En mayo de este año, en el marco de las celebraciones por el 460 aniversario de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, el Centro Cultural sanmarquino editó el vasto volumen La Casona de San Marcos en tres tiempos. Publiqué allí un ensayo sobre la historia política de San Marcos que tiene, creo, relevancia al respecto.

Inicié mi texto con esta cita de Julio C. Tello, el padre de la arqueología peruana, proveniente de un estudio de Tello publicado en febrero de 1928 en la revista Mercurio Peruano:

“En la historia evolutiva de la Universidad, en general, cabe distinguir tres tipos: la Universidad Teológica, la Universidad profesional y la Universidad Científica”.

Una intromisión mayor de Cipriani en la Católica haría girar para atrás la máquina del tiempo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com