Hora de construcción edil

El voto de Lima este domingo exige extraer lecciones y deberes. La moraleja central es que ganó la honestidad. Pero, además, las urnas dieron su aprobación a la institucionalidad, al esfuerzo por la higiene urbana y por superar el caos vehicular.

| 19 marzo 2013 12:03 AM | Columna del Director | 919 Lecturas
919

Una resultante notable es que la victoria del No resulta aplastante en los barrios residenciales. El cómputo de IPSOS realizado para El Comercio indica que esa ventaja es de 62.4 por ciento contra 37.6 por ciento en Miraflores; 62 contra 38 en San Isidro; 59.7 contra 40.3 en Surco; 57.8 contra 42.2 en La Molina; 60 contra 40 en San Borja.

En cambio, el Sí ganó en el Cono Norte: Carabayllo, Comas, Independencia, Puente Piedra. Salvo en Carabayllo, la distancia entre ambas opciones no fue ahí muy grande. Descuella el caso de Los Olivos, ese distrito pujante y superpoblado, en el cual el No logró 56.1 por ciento contra 43.9 del Sí.

En la llamada Lima Moderna, el No ganó en todos los distritos: Barranco, Jesús María, Lince, Magdalena, Pueblo Libre, San Miguel, Surquillo.

En Lima Centro, hay una sorpresa. Breña, que en las anteriores elecciones municipales fue el único distrito de la Gran Lima que votó por el Apra, dio esta vez 53.5 por ciento para el No; 46.5 para el Sí. En el Cercado, que incluye Barrios Altos y es algo así como el núcleo popular de la Lima tradicional, el No alcanza 53.5 por ciento; el Sí, 46.5.

En dos barrios populares gana el Sí: La Victoria y el Rímac. Supongo que ello se debe a que en ambos distritos hay un fuerte sector de pueblos jóvenes integrados por migrantes y sus hijos, y en el cual prima un fuerte segmento de extrema pobreza. Son aéreas de violencia, en las que no actúa la inquietud política y social.

En Lima Este, el Sí ganó en cinco distritos; el No se impuso en Ate y Chaclacayo.

También Lima Sur dio el triunfo al Sí, excepto en Chorrillos y San Juan de Miraflores.

La alcaldesa ha expresado que en esta elección no ha habido perdedores. Discrepo, con todo respeto. El Apra, el fujimorismo y el partido de Luis Castañeda son los grandes perdedores. Y esto abre y cierra perspectivas para lo futuro.

Si el resultado acarrea aportes del PPC en el manejo técnico y administrativo, en buena hora. No podemos olvidar que Alfonso Barrantes, izquierdista sustantivo, supo atraer y coordinar gestores ediles de todas las tiendas.

Un resultado lamentable es que, hasta el momento, regidores de Fuerza Social, parecen revocados. Lástima, porque eran lo mejor del equipo, lo más honesto, activo y preparado. En todo caso representaban el acento social, que ojalá no se acalle en una supuesta renovación de equipo.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com