Heraud: la vida breve, eterna

Parece que fue ayer cuando 29 balas dum dum acribillaron al poeta guerrillero Javier Heraud. Cruzaba el río Madre de Dios, a bordo de una canoa. Policías de la Guardia Republicana y algunos pobladores de Puerto Maldonado dispararon contra él, azuzados por un cura reaccionario. Javier había nacido el 19 de enero de 1942, tenía 21 años de edad, y era ya un gran poeta.

| 17 mayo 2013 12:05 AM | Columna del Director | 8.8k Lecturas
Heraud: la vida breve, eterna 8829

Los asesinos no tomaron en cuenta que los tripulantes de la canoa habían izado bandera blanca y naufragado.Fue el 15 de mayo de 1963, en las venas de la selva.

Tres años antes había escrito en su libro El río: “no tengo miedo de morir entre pájaros y árboles”.Era un muchacho alegre en una época triste.

Hijo de la clase media miraflorina, había sido un privilegiado por la sociedad.

En el Colegio Británico Markham, donde estudió primaria y secundaria, destacó en los torneos deportivos y en los juegos florales de poesía.

En 1958 ingresó con el primer puesto en la Universidad Católica.Era un joven apuesto en un país afeado por la injusticia.

En sus días de flamante universitario, según me contó su padre, don Jorge Heraud, emprendió un viaje por varios departamentos del Perú.

Vio el horror de la desigualdad, el abismo de la explotación, los manchones de la miseria campesina.

Su corazón de poeta, su lucidez de pensador, se estremecieron.

“Después de ese viaje; Javier cambió”, me explicó don Jorge.

Los ojos del poeta, “demasiado marrones y profundos” (Antonio Cisneros), se ensombrecieron de tristeza, de cólera.

“He vuelto sin embargo, / con un raro sabor / a tierra amarga”, escribió en su poema “El viaje”.

“El aliento / del odio incansablemente / habita / en el corazón / y en el sueño”.

Un manuscrito inédito revelado por Cecilia Heraud, hermana del poeta, lleva este título premonitorio: “El río de la muerte”.Después estrechó amistad con César Calvo, con quien compartió inquietud social, juveniles júbilos, y, más tarde, acción revolucionaria.

Su viaje a Cuba, para estudiar cine, fue decisivo.

Allí se entrenó para guerrillero.

Se inscribió en el Ejército de Liberación Nacional encabezado por Héctor Béjar.Aquella lucha armada fue derrotada.

Javier había ingresado en el Perú desde Bolivia.

El asesinato a mansalva de Heraud, a la una de la tarde, fue contemplado por jóvenes de Puerto Maldonado.

La escena causó dolor y cólera entre los muchachos.

Dos meses después, colegiales de esa ciudad acordaron alargar el desfile de Fiestas Patrias para marchar, con los puños en alto, frente a la cárcel donde estaban encerrados compañeros de Javier.

Ese gesto espontáneo era una lección de historia y de moral.

Los jóvenes rendían homenaje al valor y a la tabla de valores de Javier: la justicia, La Libertad, el sueño de un mundo nuevo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | | | | |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com