Golpe a traición

Hace 21 años el Perú fue víctima de un golpe militar con la complicidad del entonces Presidente Alberto Fujimori. El pronunciamiento había sido orquestado por el capitán (r) Vladimiro Montesinos, y recibió el apoyo de los altos mandos militares. Pocos recuerdan que la Organización de Estados Americanos dio un visto bueno, pálido pero sereno.

| 05 abril 2013 12:04 AM | Columna del Director | 999 Lecturas
999

Ocurrió, con previa concentración de los comandos castrenses y de los dueños del poder mediático, el 5 de abril de 1992, por la noche. El país escuchó un mensaje que informaba de la instauración de un “Gobierno de Emergencia y Reconstrucción Nacional” cuyas primeras medidas fueron disolver el Congreso de la República, dejar en suspenso la Constitución de 1979 y reorganizar totalmente el Poder Judicial, el Consejo Nacional de la Magistratura.

En el momento en que eso se comunicaba por televisión, yo acababa de acostarme, aburrido por las naderías de la pantalla chica. A los pocos segundos tuve que levantarme para responder a una llamada telefónica de Cecilia Lacca, directora de Antena Uno Radio, emisora en que yo tenía un programa: “Diálogo abierto”. La señora me reseñó los anuncios de Fujimori, y me pidió que emitiera una opinión para lanzarla de inmediato al aire.

A pesar de lo sorpresivo, creo que capté la esencia del cuartelazo, pues dije (consta en archivos):

“Este es un golpe militar que lleva como mascarón de proa al Presidente de la República. Es un golpe de los militares violadores de los derechos humanos y comprometidos con el narcotráfico”.

Al día siguiente, las cámaras captaron la imagen de fuerzas de seguridad que arrojaban desde un balcón expedientes de las oficinas judiciales que investigaban el tráfico ilícito de drogas. Los bultos los recibían en un camión descubierto. Después se supo que eso fue obra de Montesinos.

Los sectores democráticos condenaron el golpe. Antena Uno fue clausurada dos veces. Primero, la noche del golpe, cuando se grabó el sonido de las botas soldadescas que subían al segundo piso, donde funcionaba la radio. Esa sonora grabación la difundí tiempo después en Miami, en una conferencia dedicada a la represión de la prensa por Fujimori titulada con una frase fraguada por Nietzsche: “Vivir peligrosamente”.

A la mañana siguiente, al ver que los soldados se habían retirado de la radio, decidimos reabrirla. Se produjo la segunda clausura, e incluso la prisión del gerente de la emisora.

Hay quienes creen que ya no es época de golpes. Cuidado. El mal ejemplo de Fujimori cunde aún. En 2002 hubo un golpe fallido contra Hugo Chávez, en 2009 fue derribado el Presidente de Honduras, Manuel Zelaya, y en 2012, derrocaron a Fernando Lugo, Presidente de Paraguay.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | |


...

César Lévano

Razón Social

cesar.levano@diariolaprimeraperu.com