García en el despeñadero

La encuesta de la Universidad de Lima realizada los días 30 y 31 de agosto muestra que la aprobación al presidente Alan García ha bajado 15 puntos en un solo mes: de 39.4% en julio a 24.6% en agosto.

Por Diario La Primera | 05 set 2008 |    

Y eso que el sondeo se ha llevado a cabo sólo en Lima y Callao, las ciudades menos hostiles al mandatario.

Si el descenso mantuviera ese ritmo, García sólo obtendría un 9% de aprobación en setiembre, y en octubre –en octubre no hay milagros– estaría por debajo de cero. En la encuesta, está en la cuesta.

Por supuesto que en provincias el veredicto es aún más cruel. La situación me recuerda lo que Víctor Hurtado Oviedo ha escrito en su deleitoso libro Pago de Letras: “‘Quien bien te quiere, te hará sufrir’, y el doctor García nos ama. Alan García volvió para salvarnos: sálvese quien pueda”.

El que no se va a salvar es el Presidente. Lo malo es que nos está arrastrando a todos en su caída.

Los datos de la Universidad de Lima son ricos en perfiles sociológicos y políticos respecto al área metropolitana del Perú. Resulta, por ejemplo, que los ricos siguen siendo los que más favorecen a García. El sector A le otorga 57% de aprobación; el B, 47%. En cambio el C sólo le da el 24.3%; el D, 14.3% y el E, 14%. Recuérdese que estos tres últimos son abrumadora mayoría de la población capitalina.

Las mujeres siguen siendo las más opuestas a García: sólo 20% de ellas lo aprueban. Los varones le conceden, en cambio, 29.1%.

Otro rubro de la encuesta revela que el precio de los alimentos es, particularmente entre las damas, uno de los factores de la desaprobación a García.

Jorge del Castillo, Luis Alva Castro, ministro del Interior, y Verónica Zavala, de Transportes, comparten los bajos niveles de aprobación.

El Congreso sigue de capa caída. Sólo 13.8% lo aprueba en Lima y Callao. Según anterior encuesta de la Universidad de Lima, en julio lo aprobaba el 24.5. Su nivel de desaprobación es catastrófico: 78.5%. En julio había sido 65.3%.

Contribuyen a ese descrédito creciente los enjuagues políticos, la corrupción, la baja estofa intelectual de la mayoría de los congresistas. Un dato elocuente: el 81% opina que José Anaya debe ser destituido.

Significativo es que una amplia mayoría de los ciudadanos que saben de los Decretos Legislativos que atentaban contra las comunidades campesinas y nativas están de acuerdo con que el Congreso los haya derogado.

Cuando los encuestadores preguntaron por el personaje político con que simpatizaban más los consultados, García resultó en sexto lugar, con sólo 5.3% de simpatías. Lo superan Luis Castañeda, Keiko Fujimori, Lourdes Flores, Alejandro Toledo y Ollanta Humala, en ese orden.

Evidentemente, los datos triunfales sobre el crecimiento de la economía no satisfacen la mente ni el estómago de limeños y chalacos.


    César Lévano

    César Lévano

    Razón Social

    cesar.levano@diariolaprimeraperu.com